Cine

Dragon Ball Z: la Batalla de los Dioses

Ficha Técnica

dragon-ball

Dragon Ball Z: la Batalla de los Dioses

Director: Masahiro Sagoda

Género:Aventura, Infantil

Sinopsis: Los guardianes de la tierra se enfrentan a Bils, el Dios de la destrucción que mantenía el equilibrio del universo, después de haber despertado de un largo sueño. Al escuchar rumores sobre un saiyajin que ha vencido a Freezer, Bils parte a la búsqueda de Goku.

No es que Gokú regrese, sino que nunca se ha ido. O por lo menos, eso es lo que sentirán los fanáticos de Dragon Ball cuando tengan oportunidad de ver la nueva cinta de esta saga, la más famosa aquí en México del dibujante japonés Akira Toriyama.

La cinta se ubica en el universo de Dragon Ball Z, una vez más, todos los guerreros Z están vivos, y en la Tierra festejan uno de los pocos periodos de paz, aunque eso no durará mucho, pues Bills, dios de la destrucción, despierta de un sueño de décadas en algún rincón alejado del universo, y es notificado que, entre otras cosas, hay un guerrero saiyayin superpoderoso en la Tierra.

Por su personalidad caprichosa, Bills está tentado a conocer y enfrentarlo, para saber si es un rival digno de él, por lo que decide viajar al planeta. Mientras tanto, Gokú se entera de esto y, fiel a su costumbre, se emociona con la posibilidad de enfrentar a un enemigo tan formidable. Por supuesto, como también es esperable, la destrucción o salvación de la Tierra están en juego.

Quienes vieron la nefasta película live action de Dragon Ball estarán agradecidos por este nuevo filme, ya que retoma el estilo tradicional de la saga que ni siquiera en el resto de sus películas de animadas se había visto: el humor, un humor que juega con la inocencia de los personajes y cómo a causa de ésta, los más ínfimos detalles provocan grandes conflictos.

Como no queremos arruinar sorpresas, no diremos más. Solamente le decimos a ese niño que aún vive en los veinteañeros y treintañeros del DF: vayan a verla, en serio es una película que los hará divertirse y, cómo no, emocionarse una vez más con el poder de los saiyayin.

Por Fernando García.