Estás leyendo:
Cine y TV Big Little Lies temporada 2: Lo bueno, lo malo y lo feo
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
PUBLICIDAD

Cine y TV

Big Little Lies temporada 2: Lo bueno, lo malo y lo feo

PUBLICIDAD

Se terminó la segunda temporada de Big Little Lies, a pesar de las grandes actuaciones que nos ofreció, el final fue un poco agridulce. Te decimos lo bueno, lo malo y lo feo de esta serie. 


Big Little Lies temporada 2: Lo bueno, lo malo y lo feo

Las “Cinco de Monterey” regresaron para una temporada llena de altibajos. Nos encanta ver de nuevo a este magnifico cast: Nicole Kidman, Reese Whiterspoon, Laura Dern, Shailene Woodley y Zoe Kravitz, al que se sumó la inigualable Meryl Streep; sin embargo hay elementos que hicieron que la primera temporada fuera un éxito, que en esta segunda parte están ausentes. Te contamos lo bueno, lo malo y lo feo la segunda temporada de Big Little Lies.  Alerta de spoilers, sólo sigue leyendo si ya terminaste de ver las dos temporadas.

Las históricas nominaciones de Game of Thrones en los Emmy

Meryl Streep Mary Louise Big Liitle Lies HBO

Big Little Lies segunda temporada

Lo bueno: Kidman vs Streep

El duelo que vive Celeste (Nicole Kidman), por la muerte de su esposo Perry (Alexander Skarsgård) tras la primera temporada y la mentira que debe sobrellevar, empeora con la llegada de su suegra Mary Louise Wright (Meryl Streep). Desde el momento que aparece en pantalla, Mary Louise se apodera de cada situación y logra deducir a las mujeres involucradas en el asesinato de su hijo: sus debilidades, comportamientos e inseguridades.

Todo se vuelve más intenso cuando decide pelear por la custodia de sus nietos, ya que se aferra a la idea de que su hijo no era un mal hombre; además de que cada que puede, pone en duda las agresiones físicas que sufrió su nuera y la violación a Jane (Shailene Woodley).

El combate concluye en los dos últimos capítulos: “The Bad Mother” y “I Want to Know” cuando cada una tiene cartas en contra de la otra. Primero Mary Louise revela que espió a Celeste por su comportamiento irracional que desembocó en sus encuentros sexuales con desconocidos, lo que evidentemente la deja como mala madre. El personaje de Kidman decide contraatacar cuando comienza a cuestionarla, como abogada profesional, sobre la violencia doméstica que ejercía contra Perry, una de las causas que desarrolló su comportamiento abusivo.  

Celeste y Mary Louise Big Little Lies

Ambas ofrecen una clase magistral de actuación en la que se balancean entre la vulnerabilidad y fortaleza de sus personajes; de tal forma que expresan emociones complejas; por ejemplo cuando Streep esquiva las preguntas al verse acorralada como testigo o cuando Kidman aparece aterrada en el estrado al ver fotos de los hombres desconocidos con quienes estuvo. Ciertamente lo mejor de esta segunda temporada.  

Laura Dern

Otra de las actrices que destaca del elenco es Laura Dern con dos episodios en los que demuestra lo que su personaje Renata Klein es una mujer poderosa que no se dejará amedentrar: “Tell-Tale Hearts” y “I Want To Know”. En el primero su esposo Gordon (Jeffrey Nordling) es arrestado por fraude justo después de que ella es elegida como la portada de una importante revista de mujeres empresarias. El momento fulminante llega cuando al visitarlo en la cárcel y él revela que perdió todo su dinero, a lo que Renata contesta con la épica frase ‘I will NOT not be rich”.

En el último capítulo de la temporada la presión del juicio de Celeste, la ansiedad en incremento de su hija y el secreto de la muerte de Perry, la llevan a por fin explotar contra la insensibilidad de su marido, lo que resulta en una detonante escena con Dern en un verdadero ataque de ira y frustración que la lleva a en la que destruir todos a su alrededor. Un momento, sin duda glorioso.

Laura Dern Big Little Lies

Lo malo: El ritmo

Debido al misterio en la primera temporada, la narrativa jugaba con  las percepciones de los testigos de la infame “Noche de Póker“, en torno a la aparente vida perfecta de las “Cinco de Monterey”; desde el quisquilloso director hasta las envidiosas madres de las escuela. Esto guiaba la historia y permitía crear una idea externa de los personajes principales, sus intenciones, motivaciones y en específico qué esperar en ese capítulo, lo que se complementaba con las visiones interiores de cada uno de ellos. 

No obstante para la segunda temporada eso no existe porque no hay misterio que revelar, el asesinato ya sucedió y ahora sólo vemos las consecuencias. Algo no tan emocionante a diferencia de la primera parte.

12 documentales imperdibles que debes ver en HBO

Este video te puede interesar

Zoe Kravitz Big Little Lies

Personajes de fondo y cabos sueltos

Algunos de los personajes que se presentaron y que tuvieron un crecimiento continúo a lo largo de la primera temporada, en esta segunda quedan de fondo o simplemente son obsoletos. Tal es el caso del esposo de Bonnie (Zoë Kravitz), Nathan (James Tupper) quien tiene arranques de ira sin justificación, porque al parecer su personaje no va a ninguna parte. 

Otro ejemplo es Abigail (Kathryn Newton), la hija de Madeline Mckenzie (Reese Whiterspoon) que sólo tuvo un momento clave al revelar la infidelidad de su madre hacía su esposo, pero su trayecto queda en el olvido, jamás sabremos si fue o no a la universidad.  Ya que mencionamos al esposo, Ed (Adam Scott) tras enterarse de la infidelidad, toda la temporada juega con la idea del divorcio y el adulterio, pero en última instancia decide renovar sus votos, en favor del final feliz.

PUBLICIDAD

También para evitar conflictos poco vemos de los niños, quienes son la razón principal de que las madres estén juntas. A parte del ataque de ansiedad de Anabella y el bullying que sufre Ziggy, con sus ahora hermanastros Max y Josh, en realidad no sabemos cómo viven la confusa situación sobre su padre.

Madeleine y Ed Big Little Lies

Lo feo: ¿Para qué una segunda temporada?

Agradecemos infinitamente la actuación de Meryl Streep, sobre todo por la manera en que Mary Louise llega a imponerse frente a las “Cinco de Monterey”; no obstante a lo largo de la temporada nunca se percibe amenaza alguna,  a pesar de que se esforzaron en hacer latente el fantasma de la mentira. Se menciona un par de veces la intención de decir la verdad, pero es hasta el último momento que las cinco, siempre unidas, asisten a la Estación de Policía para confesar el crimen. 

Sin embargo momentos antes nos mostraron un final ideal para todas: Renata en la bancarrota pero abrazando a su hija, Madeline con su esposo, Celeste con sus hijos, Jane en paz con su nueva pareja, Bonnie sin marido y con una madre muerta pero dispuesta a hacer lo correcto; y Mary Louise de regreso a San Francisco. ¿Todo para qué?

La escritora de la novela original,  Liane Moriarty aseguró que ya no habría tercera temporada, en parte porque sería difícil que la agenda de las actrices vuelva a coincidir; pero más allá de eso, en realidad es porque la segunda temporada se siente totalmente innecesaria y una tercera simplemente no debería existir. 

Reese Whiterspoon Big Little Lies

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?