Estás leyendo:
Cine y TV Bumblebee, la nueva de Transformers: Lo bueno, lo malo y lo feo
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
PUBLICIDAD

Cine y TV

Bumblebee, la nueva de Transformers: Lo bueno, lo malo y lo feo

PUBLICIDAD

Los Transformers regresan en una nueva película, pero sin Michael Bay, ¿vale la pena ver Bumblebee? Te decimos lo bueno, lo malo y lo feo


Escrito por: Alejandro Alemán
Bumblebee, la nueva de Transformers: Lo bueno, lo malo y lo feo

Los Transformers regresan en una nueva película, pero sin Michael Bay, ¿vale la pena ver Bumblebee? Te decimos

Los Transformers están de regreso pero las cosas han cambiado radicalmente desde la última vez que los vimos en cine: Michael Bay no está al mando, la película está ambientada en los ochenta y el protagonista no es un robot, sino una adolescente fanática de los autos que se encuentra con Bumblebee, quien de nueva cuenta es un vochito.

¿Funcionan estos cambios?, ¿es mejor que las entregas anteriores? Aquí te lo contamos.

Este video te puede interesar


Las mejores películas de 2018 ¡Roma, Isla de Perros y más!

Lo bueno, lo malo y lo feo de Bumblebee, la nueva película de Transformers

PUBLICIDAD

LO BUENO

La dirección

Bumblebee es un opuesto perfecto a lo que hizo Michael Bay durante seis (¡seis!) películas. Aquí las mujeres pasan de ser adorno a convertirse en protagonistas (que además saben hacer “cosas de hombres”, como mecánica), la milicia deja de ser esta figura de machismo perfecto y es presentada como una institución bastante torpe, la acción está bien filmada aunque el punto central del filme no son las peleas sino la relación del robot con su amiga adolescente. Travis Knight (Kubo, 2016) encuentra el balance perfecto entre acción, comedia y coming of age. Es, aunque suene extraño, la más humana de las películas de Transformers.

 

El regreso de los Transformers clásicos

No sólo veremos a Bumblebee en su clásica forma de vochito, sino que Optimus Prime y muchos de los Transformers que conocimos en los ochenta, regresan con sus formas originales, un poco más “cuadradas” y respetando los movimientos con los que se transformaban los juguetes originales. Las nuevas generaciones no notarán esto, pero los fans de cepa estarán encantados, sobre todo con la secuencia inicial que es todo un homenaje a la caricatura de antaño.

Hailee Steinfeld y Bumblebee

La cinta nos recuerda primordialmente a E.T. (Spielberg, 1982) y a El Gigante de Hierro (Bird, 1999), por lo que la química entre la criatura y el personaje humano era fundamental. Steinfeld logra transmitir esa sensación de asombro, curiosidad y al final cariño por Bumblebee, mientras que la animación del robot es perfecta, sobre todo en escenas de comedia física del tipo ‘pez fuera del agua’.

 

LO MALO

Demasiadas referencias

Morrissey, Los Smiths, Los Pretenders, Durán Durán, Alf, los Walkman, el cine de John Hughes. Todo en la cinta exuda y hace referencia a los ochenta. No deja de ser curioso ver cómo Bumblebee se vuelve fan de los Smiths y de El Club de los Cinco, pero hay un momento donde la película exagera la nota y pareciera gritar a los cuatro vientos ¡ESTAMOS EN LOS OCHENTA!, sí, sí, ya entendimos.

 

Los Villanos

Dropkick y Shatter son dos Decepticons creados para la película. No son precisamente los elementos más amenazantes del barrio y ni siquiera se transforman en algún vehículo memorable.

LO FEO

La promesa es que si ésta cinta tiene éxito en taquilla, habrá secuelas, pero de lo contrario, en una de esas y nos regresan a Michael Bay.

Series y películas sobre asesinos seriales que no te puedes perder

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?