Conoce nuestros sitios
Estás leyendo:
Cats, la película: lo bueno, lo malo y lo feo
Comparte
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
¡Mantente alerta! Todo lo que debes saber sobre COVID-19

Cine y TV

Cats, la película: lo bueno, lo malo y lo feo

Ya vimos Cats, la película y esta nueva versión nos dejo muy decepcionados. Te damos nuestra reseña del filme que cuenta con Taylor Swift y James Corden


Escrito por: Michelle Lopez
Cats, la película: lo bueno, lo malo y lo feo

Gatos prácticos, gatos dramáticos, gatos pragmáticos, gatos fanáticos… Contrario a lo que pensábamos apenas en julio, la nueva película de Cats no es tan aterradora como parece, simplemente queda a deber y traiciona buena parte de sus raíces. Te contamos lo bueno, lo malo, y lo feo 

Este video te puede interesar

via GIPHY

Estrenos de cine 2020: películas para armar tu calendario

Reseña de Cats, la película: lo bueno, lo malo y lo feo

Lo bueno

Los bailarines

PUBLICIDAD

Uno de los pilares de Cats siempre ha sido la danza, y en su coreografía original vimos cosas nunca antes hechas ejecutadas con precisión y picardía.

En esta ocasión las estrellas son sin duda Francesca Hayward, bailarina principal del Royal Ballet; Robbie Fairchild, con un legado en el New York City Ballet, y Steven McRae, también principal en el Royal, quienes llevan perfectamente los números que protagonizan y son también un gran soporte dentro del elenco. Su técnica en ballet clásico, jazz, y tap logra resaltar incluso dentro de una coreografía que de principio a fin deja mucho que desear.

via GIPHY

Jennifer Hudson y Taylor Swift

Bizarras como se veían en el trailer, Hudson y Swift logran ubicarse en el tono correcto. Swift tuvo la prudencia de no dominar todo el tiempo en pantalla, ni empeñarse en bailar, y resulta sorprendentemente convincente en Macavity, el único número que interpreta y en realidad la única vez que la vemos.

Por su parte, Hudson tiene la potencia vocal para asumirse como Grizabella y la calidad actoral para ser el balance dramático cada vez que Cats se pone demasiado Cats. La icónica Memory, afortunadamente, no se ve afectada en arreglo musical ni en interpretación.

Jennifer Hudson Cats

Lo malo

La coreografía

Los puristas de Cats recordarán que su coreografía original corrió a cargo de Gillian Lynne, bailarina y coreógrafa entre cuyos más de 60 créditos están El Fantasma de la Ópera, Gigi, y Mi Bella Dama.

Tras el fallecimiento de Lynne en 2018, la dirección de danza en esta versión de Cats recayó en Andy Blankenbuehler, creador de las coreografías de Hamilton e In the Heights. Pero en vez de respetar el trabajo de Lynne, Blankenbuehler lo elimina por completo y decepciona con coreografías simplificadas que privilegian clichés como jetés y pirouettes por encima de una verdadera innovación, o de simplemente honrar el legado del trazo original, que sigue vigente y relevante.

Por momentos parece que tienen prisa, cortando fragmentos de música y aumentando el tempo como si lo que más desearan fuese terminar e irse a casa; a juzgar por el resultado final, tal vez eso es exactamente lo que pasaba. Insultos particulares son el solo de Victoria y todo el número de Mr. Mistoffelees. Blankenbuehler es extraordinario en sus trabajos originales, pero los Jellicle Cats merecían otro tipo de respeto.

Las mejores películas de Navidad disponibles en Netflix

El guion

Cats intentó hacer algo que todos sabemos jamás puede ni debe hacerse: explicar Cats. Mucha de la frustración en torno a esta historia viene de quienes se empeñan en procesarla racionalmente en vez de aceptar la fantasía que teje a nuestro alrededor.

En esta adaptación los gatos insisten en explicarnos dónde están, quiénes son, por qué están ahí, y qué desean, todas ellas preguntas que deben ser intuidas por la sensibilidad del espectador en vez de explicadas palabra por palabra como si la historia dudase de la capacidad intelectual de su público. Además, tanta explicación crea pasillos y lagunas que rompen la peculiar narrativa con la que fue concebida Cats.

via GIPHY

Los subtítulos

Alguien consideró una buena idea que, en vez de que los subtítulos tradujeran lo que se está diciendo en pantalla, fueran la traducción adaptada para poner en escena. Es decir, son en realidad las letras de las canciones como quedaron para las producciones teatrales en español, con rimas y nombres pensados en tener sentido con la música y no con lo que literalmente están diciendo los personajes.

Los diálogos y los subtítulos están completamente desconectados y alguien que no conozca las canciones previamente o que no tenga un oído agudo será cruelmente dejado a su suerte.

Las mejores películas románticas en Netflix

Lo feo

James Corden

Generalmente Corden agrega un buen toque cómico a sus producciones, pero en esta ocasión nadie supo marcarle el límite. Su número cae en lo grotesco gracias a una actuación exagerada, una mala dirección, gags largos y repetitivos que a fuerza quieren ser chistosos, y un guion que se toma demasiadas libertades con la versión original.

James Corden

La nueva canción de Taylor Swift

Mucho se dijo de “Beautiful Ghosts”, la balada compuesta por Swift y Andrew Lloyd Webber y que aseguraron sería un complemento a la par de Memory. Pero pues… no. “Beautiful Ghosts” pudo ser cualquier balada en cualquier disco de Swift y vivir una vida normal en el universo pop.

Forzada en el mundo de Cats, rompe completamente con la armonía de la historia y el estilo de letra y música (como también ocurrió con “Spirit”, de Beyoncé, en El Rey León), y en vez de obsequiarnos otra cuidadosa exploración del carácter felino, nos quedamos con una canción que bien podría hablar de una crisis de edad o de una ruptura amorosa.

Taylor Swift no es T.S. Eliot, e hicieron mal en hacerle creer lo contrario.

Judi Dench

Por supuesto, el problema no es la Dama Judi Dench, sino el trato tan irrespetuoso que recibe. ¿Hacerla cantar? ¿El último número musical que parece haberlo hecho a punta de pistola? ¿Las miradas de odio que dirige a Jennifer Hudson? ¿Ese bizarro y aterrador momento en que por arte de CGI Dench lanza la pierna hasta la cabeza mientras está acostada en una gigantesca cama de mascota?

Intentaron crear una figura maternal y en su lugar tenemos una criatura más bien cruel, y dispuesta a ronronear de la forma más perturbadora posible. Judi Dench podría demandar por daños y perjuicios y obtener el arreglo más jugoso de su carrera.

Cats

 

El veredicto

Cats no es una película casual. No es la película que puedes escoger al azar la mañana de Navidad entre la cruda y el mal del puerco: requiere dejar en la puerta la lógica, la realidad, y el mundo humano. Para verla es necesario por lo menos un poco de amor previo: a la danza, a la música de Lloyd Webber, a los gatitos, a Taylor Swift – sólo de ahí puede salir la fuerza espiritual para sobrevivir a esta propuesta que, francamente, era completamente innecesaria.

Descarga GRATIS nuestro juego
Descarga AQUÍ nuestra LOTERÍA DEL CORONAVIRUS y ponte a jugar con tu familia. ¡Descárgala GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?