Nuestros sitios
Buscar restaurante
Compartir
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Cine y TV

El Hoyo, el nuevo éxito de Netflix importado de España


Por: Alejandro Alemán 26 Mar 2020

El Hoyo es la película de Netflix de la que todo el mundo habla. ¿Es realmente tan buena? Te decimos lo bueno, lo malo y lo feo

El Hoyo, el nuevo éxito de Netflix importado de España

Un hombre despierta y se encuentra encerrado en una especie de prisión: un enorme cuarto sin puertas ni ventanas pero con un gran agujero rectangular al centro del piso y otro igual en el techo. En algún momento del día, una plataforma bajará por ese hoyo, se trata de una mesa con comida. Los niveles altos de la prisión recibirán más comida en la mesa, pero los de pisos más abajo recibirán solo las sobras de lo que dejen los de arriba.

Esa es la premisa de El Hoyo, ópera prima del español Galder Gaztelu-Urrutia y que ganó el premio del público en el Midnight Madness del pasado Festival de Toronto. Es la película de la que todo mundo habla, ¿realmente es tan buena? Aquí te lo decimos.

Este video te puede interesar

 

 

Las series más adictivas de Netflix ¡las verás en un día!

El Hoyo: reseña de la película de Netflix de la que todo el mundo habla

LO BUENO

PUBLICIDAD

Las actuaciones

Los españoles Ivan Massagué y Zorion Eguileor hacen un papel absolutamente extraordinario como este par de presos donde (no sin algo de arrogancia) uno le indica las reglas del lugar al otro. Su trabajo es una pieza fundamental para que esta cinta funcione. 

 

Los diálogos

El esgrima verbal entre Goreng (Massagué) y Trimagasi (Zorion Eguileor) atrapa de inmediato. Las referencias literarias (El Quijote de la Mancha) y hasta las muletillas (“obvio”) son usadas como un ingenioso método para definir la personalidad de los personajes.

 

El diseño de producción

La celda es un personaje más de la cinta, es de hecho el protagonista. El diseño minimalista de Azegiñe Urigoitia sumado al diseño de audio de Iñaki Alonso (ese ruido que hace la plataforma al moverse) le dan una personalidad pertubadora a una habitación gris que se convierte en el gran villano de la cinta.

 

Las mejores películas de terror disponibles en Netflix

 LO MALO

Una metáfora muy facilona

Los de arriba fastidian a los de abajo, los de abajo no tienen qué comer, los de arriba se dan un banquete, mientras que los de abajo mueren de hambre. La metáfora de la cinta es demasiado simple, demasiado obvia. Y peor aún: por si alguien aún no entiende de qué están hablando, citan a Cervantes en una parte del Quijote donde habla de cómo se desperdicia la riqueza. ¡Sí, pues, ya entendimos!

Es de esas películas con mensaje

Esto es lo peor de la cinta, se trata de esas películas que quieren dar un mensaje, darnos una lección. Y es muy obvia: el capitalismo es malo, somos piezas de un sistema explotador, etc. No es que el mensaje no sea cierto, pero las conclusiones a las que llega la película son nulas. 

Mucho shock value

La película logra montar una atmósfera ominosa, pero por alguna razón insiste en escenas “shockeantes” para perturbar aún más al público: sangre, mutilaciones y muerte. Mucho de ello resulta gratuito para la trama, pero claro, es efectivo para mantener al espectador en vilo.

LO FEO

Parece que estamos en otro caso más de: “Películas que pudieron ser un cortometraje”.

Descarga GRATIS nuestro juego
Descarga AQUÍ nuestra LOTERÍA DEL CORONAVIRUS y ponte a jugar con tu familia. ¡Descárgala GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?