Estás leyendo:
Cine y TV El rey león: lo bueno, lo malo y lo feo del “live action”
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
PUBLICIDAD

Cine y TV

El rey león: lo bueno, lo malo y lo feo del “live action”

PUBLICIDAD

Ya vimos la nueva versión de El rey león de Disney y te decimos lo bueno, lo malo y lo feo del filme hiperrealista de Jon Favreau


El rey león: lo bueno, lo malo y lo feo del “live action”

Uno de los estrenos más esperados del año por fin llegará a las pantallas de todo el mundo. Nos referimos a la versión “live action” (hipotéticamente hablando, porque todo es animación en CGI) de El rey león, el clásico de Disney que tomó la historia de Hamlet, de Shakespeare, y la llevó a la sabana africana para traumatizar a toda una generación con la muerte de Mufasa, pero enamorarla también de personajes entrañables como Simba, Timón y Pumba.

Jon Favreau dirige esta nueva entrega con un realismo digno de documental, ¿es lo que esperábamos? Te decimos lo bueno, lo malo y lo feo.

Este video te puede interesar

PUBLICIDAD

LO BUENO

LOS EFECTOS VISUALES

Jon Favreau es un mago que nos entrega una película con un fotorrealismo nunca antes visto; esta cinta parece más que una película de ficción -y no tiene nada de malo- es un documental de Discovery Channel narrado por Richard Attenborough.

Los detalles en los animales, sus bigotes, la forma en que el agua salpica por sus lenguas o el viento estremece cada uno de los pelos de su melena es revolucionario.Y este el objetivo también del Rey León: demostrar que la tecnología puede brindarnos una nueva perspectiva sensorial en el cine, en lugar de, como algunos otros opinólogos han mencionado, deteriorar los atributos intrínsecos que conlleva una narrativa memorable.

Este es el futuro del cine. Nos guste o no. Yo voto con un gran sonrisa y esperando ver nuevos mundos, perspectivas e historias con un fotorrealismo que nos haga dudar sobre nuestra realidad.

El rey león

LAS VOCES

Disclaimer: vimos la película en inglés y fue la mejor decisión que pudimos tomar, porque Billy Eichner y Seth Rogen, son hasta el momento el mejor dúo cómico del año. Su química, timing y clara improvisación no sólo sirven como un comic relief en la película, también le impregnan otro ritmo y energía a una película que le falta de expresividad de la animación. 

Otro par de aspectos que debemos mencionar es, en primer lugar, el regreso de James Earl Jones, probablemente la voz más icónica de la industria, como Mufasa. Su tono paternal, casi mesiánico, brinda emotividad a un personaje animado. 

El segundo punto es la sorpresa absoluta de la interpretación de Chiwetel Ejiofor, el actor británico que da voz a Scar. En la cinta original, el gran Jeremy Irons es un ser siniestro cuya presencia retumba cada en cada escena; sin embargo Ejiofor logra volverse aterrador y eso es lo que convierte a un antagonista en un gran villano: lograr habitar en tus pesadillas o cuando sólo tiene que emitir una palabra.

Y quizá este comentario genere el odio del 99.9% de la población, pero Beyoncé realmente es intrascendente como Nala (ok, entiendo que su participación en las canciones es fundamental, pero… meh). Por momentos parece que está actuando mucho más en Superfly o quizás en Straight Outta Compton por su modulación y entonación,  que en lugar del Rey León. 

El rey León

LA HISTORIA ORIGINAL Y NUEVA

 La pregunta obligada la historia es: ¿el nuevo Rey León es igual al viejo Rey León?  Sí.

Evidentemente Favreau se toma algunas libertades y agrega cerca de 25 minutos más, centrados mucho más en Nala,  le da un papel un poco más primordial a Timón y Pumba y sobre todo a la relación entre Scar y las hienas.

Pero la esencia del Rey León, y la cual la ha convertido en una de las mejores películas animadas de todos los tiempos, más allá de sus referencias shakesperianas, es que al final de cuentas es una historia sobre dos temas específicos y universales: la familia y el poder.

El filme es esencialmente sobre la paternidad, la relación moral. sentimental y ética de las enseñanzas que un adulto debe transmitir a sus hijos. Los consejos atemporales de Mufasa sobre lo que representa ser un líder siguen intactas y eso es la verdadera fortaleza de esta obra.

Ah, y las canciones son muuuy fieles a la versión original, peeeero… no logran transmitir ni el 10% de emoción, lo cual nos lleva a…

 

LO MALO

Ok esto suena muy obvio y la crítica norteamericana ha linchado al filme, peeero… sí, en efecto por increíble y trascendente que sean los efectos, no logran transmitir ni un gramo de emotividad. No estoy diciendo que los leones deben de sonreír o arquear infinitamente las cejas, pero una regla de la animación de animales antropomórficos es su expresividad.

Piensen en animaciones mudas, o mejor dicho en personajes 2D que no hablaban (sin ir más lejos, Tom & Jerry). No tenían cuerdas vocales, pero podían ejercer una emoción por sus gestos y  exageraciones. Lo mismo ocurre con el filme de 1994: Simba llora, las hienas arquean las cejas como un personaje de las películas de terror de Universal y Pumba tiene la sonrisa más grande  de la sabana.

Esto en una manera mucho más primitiva afecta la forma en que percibimos y nos sentimos sobre la película. Insisto, el mensaje final del filme permanece, pero el cine es un momento que se escucha, se vive, se ve y se siente. Eliminar ese gramo de simpatía afecta nuestra experiencia fílmica.

El rey león

 

LO FEO

¿Recuerdan a las tres hienas del 94? Ahora fueron reemplazadas por una jauría sin la misma gracia de Shenzi, Banzai y Ed.

El rey león

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?