Nuestros sitios
Buscar restaurante
Compartir
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio

Entrevistamos al director de La La Land, Damien Chazelle

Por: Donde_Ir 05 Abr 2019
Entrevistamos al director de La La Land, Damien Chazelle

Entrevistamos a Damien Chazelle, quien nos dice cuál fue su inspiración para esta cinta.


No hay fanático del cine que no esté hablado de La La Land -ahora nominada a 14 premios Oscar, segunda película del admirado director Damien Chazelle. Él sorprendió con Whiplash, su ópera prima, y ahora trae este musical a la antigua que promete convertirse en la cinta del año.

¿Qué fue lo que te inspiró a hacer esta película?

Este video te puede interesar

Amo los musicales viejos de Hollywood, en particular los de Jacques Demy. Sentí que hace mucho tiempo no se realizaba una película así. Aunque hay musicales actualmente, no siento que sean de esos en los que la música proviene de las emociones de los personajes y del romanticismo de la historia. Yo quería combinar la tradición de ese tipo de musicales, pero que también tuviera una historia contemporánea con gente real que trata de sobresalir en el mundo de hoy. 

¿Qué tipo de música podemos esperar en el filme?

Hay bastante rango musical dentro de la película, pero la mayoría de la música se inspira en el estilo de estas películas de los 50 y 60. Nuestras canciones están influenciadas por Gershwin, Irving Berlin, Bernstein, Michel Legrand y Nino Rota. Justin Hurwitz -el compositor- y yo fuimos a la Universidad juntos. Durante nuestro primer año de la carrera teníamos una banda. En esa época comenzamos a hablar de películas viejas, en especial de musicales, y decidimos hacer uno juntos. Él iba a escribir las canciones y la banda sonora y yo el guión.

¿Por qué elegiste a Emma Stone y Ryan Gosling?

Combinan las dos cosas que necesitaba para esta cinta. Tienen carisma a la antigua, se sienten como estrellas de la época de oro, pero a la vez son muy reales y la gente se identifica con ellos. Tienen una manera de actuar que puede ser muy sutil. Ryan dice todo con una sola Mirada y Emma es muy expresiva. Además de ser muy buenos actores, tienen una conexión inmediata con la audiencia, solo las grandes estrellas logran eso.

¿Cuál es la historia de este proyecto?

Originalmente escribí esta película antes que Whiplash. Pero fue difícil levantarla del suelo. Es una historia muy personal para mí, al igual que Whiplash. Es sobre personas en Los Angeles, artistas que tratan de perseguir sus sueños y que muchas veces no los alcanzan. Esa es la posición en la que me encontraba cuando la estaba escribiendo. Así que me estaba escribiendo a mí mismo dentro de un gran musical. Nadie lo quería tocar por A es un musical y, B nadie me conocía. No es el tipo de cinta que Hollywood produce actualmente.

Así que Whiplash hizo possible La La Land

Sí, nadie quería hacer La La Land. Así que escribí Whiplash debido a la frustración. Mandé todo mi enojo a Whiplash –ríe-. Así que ya sabes de donde vino eso. Whiplash era un proyecto más pequeño así que fue más fácil levantarla. Después de eso el musical que nadie quería sonaba más tentador. Habiendo dicho eso, aun después de Whiplash, fue difícil producirla.

¿Por qué crees que las audiencias contemporáneas están listas para este tipo de musical?

A partir de los 70 el cine comenzó a convertirse en una experiencia en la que la audiencia buscaba verosimilitud. No había lugar para expresar la pura fantasía de los musicales. Ahora creo que las cosas han cambiado. El musical se ha convertido en un híbrido que funciona muy bien. En Broadway, en la televisión y en el cine se encuentran muchos títulos de este género y la gente disfruta este lenguaje.

¿Cómo fue filmar la película?

Fue muy divertido. Fue difícil, pero divertido. Durante la preproducción todos los departamentos estábamos juntos en una especial de campamento que armamos en San Fernando Valley. Fue como lo que sueñas cuando piensas en hacer una película, todos colaboraban y había mucha alegría en crear y experimentar juntos.

¿Y logísticamente?

Lo más difícil fueron las locaciones en Los Angeles. Tuvimos que cerrar una rampa de la autopista. Hicimos un número en el observatorio de Griffith Park. Fue difícil, pero fue increíble transformar la ciudad en la que vivo en un estudio de cine.

¿Cómo fueron los ensayos?

Fue un diálogo muy orgánico entre la coreógrafa, Emma, Ryan y yo. También con el departamento de cámaras. Es una cosa desarrollar un número de baile, coreografiarlo, ensayarlo, y rodarlo a encontrarlo en la sala de edición. Siempre hay un lugar correcto en un momento correcto donde la cámara debería estar. Realmente lo creo. Así que la cámara tenía que ser parte de la coreografía.

¿Cómo lo lograron tus protagonistas?

Nunca se sabe. Simplemente les pones un reto y esperas que lo superen. Ryan y Emma sabían que tipo de trabajo iba a requerir esta película. Sabían como la iba a filmar. Les dije: “ No vamos a tener muchos cortes. Vamos a dejar que estas cosas fluyan. Lo vamos a hacer realmente, no hay CGI”. Ryan tuvo que aprender a tocar el piano y no hay una sola toma en la que sea un doble, él lo hizo todo. Es parte de convertirte en el personaje. Es parte de la preparación al igual que aprenderte las líneas.

¿Y las canciones?

Algunas fueron cantadas en vivo en el set, lo que ayuda a que no haya un brinco entre diálogo y el canto. También usamos playback. Todo lo hicieron Ryan y Emma, hay mucho entrenamiento y ensayo dentro de un musical, más que en cualquier otro tipo de película. Así que cuando finalmente comenzamos a rodar, ya se sentía como una familia. No diría que fue fácil, pero sí fluyó.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable
Descarga AQUÍ el especial JAPÓN EN CDMX¡Descárgalo GRATIS!