Estás leyendo:
Cine y TV Kingsman 2: la secuela que nos parte el corazón
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
PUBLICIDAD

Cine y TV

Kingsman 2: la secuela que nos parte el corazón

PUBLICIDAD

La secuela de una de las películas de espías más divertidas de los últimos años, Kingsman, nos decepcionó con su segunda parte.


Kingsman 2: la secuela que nos parte el corazón

La primera Kingsman (Vaughn, 2014) era una afortunada mezcla de fórmulas: cine de espías con la clásica historia del novato recién reclutado. Kingsman fue el Men In Black (Sonnenfeld, 1997) de esta generación.

La mala noticia es que, al igual y como sucedió con Men in Black, la secuela de Kingsman se pierde en su propio mito, se ahoga en el exceso (de personajes, de efectos y de presupuesto) y resulta en una cinta olvidable que no hace honor al original.

Te presentamos cinco puntos sobre Kingsman 2

Este video te puede interesar

 

PUBLICIDAD

1.- La trama

Una extraña organización destruye a todos los Kingsman excepto a dos viejos conocidos: Eggsy (Taron Egerton) y Merlin (Mark Strong), quienes descubren que en Kentucky, Estados Unidos, hay una agencia similar a la suya, los Statesman, con quienes harán alianza para descubrir quién destruyó a los Kingsman.

 

 

2.- El villano

Julianne Moore se divierte de lo lindo interpretando a Poppy, una poderosa narcotraficante cuya base de operaciones está en medio de una selva con construcciones ambientadas en la era de los 50’s. ¿Por qué? pues básicamente porque si. Con todo y lo buena actriz que puede ser Julianne Moore, no le llega ni a los talones a Samuel L. Jackson y su carismático Valentine, el villano de la primera parte.

 

La película de la temporada: IT. Esto es lo que opinamos en Dónde Ir

 

3.- El guión

Escrita por Jane Goldman y Matthew Vaughn (los mismos de la cinta original), el guión está lleno de ocurrencias que van de lo ridículo (la obsesión de Poppy por la década de los 50 solo  hace más cara la película) a lo pretendidamente “picante” (cierta secuencia donde Eggsy tiene que “introducir” un dispositivo de rastreo a una chica…. ajá, cual sexycomedia mexicana de los 80), pasando al final por un mensaje en defensa al uso de las drogas recreativas. ¿Qué tiene que ver eso con una película de agentes especiales?… nadie sabe.

 

 

4.- El humor y la acción.

Lo cierto es que entre tanto disparate, la película es divertida cuando se lo propone. Hay varios momentos de humor bien armados, pero son los menos. Destaca, eso sí, la absurda participación de Elton John, un chiste que le debió salir carísimo a la producción pero al parecer les sobraba dinero y no sabían en qué gastarlo. ¡Traigan a Elton!

 

 

5.- La decepción

Al igual que con las secuelas de Men in Black, que tenían todos los ingredientes de la original pero que por alguna razón no funcionaban, así sucede con Kingsman: The Golden Circle, tiene la misma fórmula pero con un mal guión así como un exceso de presupuesto y de personajes (Halle Berry no hace nada, Jeff Bridges prácticamente hace un cameo, Channing Tatum está nomás para hacer un chiste) provocando como resultado un auténtico desastre.

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?