Nuestros sitios
Buscar restaurante
Compartir
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio

La Casa de las Flores: lo bueno, lo malo y lo feo

Por: Alejandro Alemán 08 Mar 2019
La Casa de las Flores: lo bueno, lo malo y lo feo

Ya vimos la nueva serie de Netflix de la que todo el mundo habla: La Casa de las Flores, te decimos lo bueno, lo malo y lo feo de lo nuevo de Manolo Caro


Ya vimos la nueva serie de Netflix que está conquistando a todo el mundo. Te decimos qué es lo bueno, lo malo y lo feo de La Casa de las Flores

El prolífico director Manolo Caro se estrena en el formato de las series con La Casa de las Flores, nuevo título producido en México por Netflix y que, además, marca el regreso Verónica Castro a la “televisión”. En la serie también actúan Aislinn Derbez, Darío Yazbek, Lucas Velázquez, Paco León y—claro— la actriz fetiche del director: Cecilia Suárez.

La serie trata sobre una familia, en apariencia perfecta, que luego de una serie de sucesos algo macabros, todos y cada uno terminan por sacar a la luz sus más oscuros secretos.

Este video te puede interesar

¿Vale la pena ver esta serie?, aquí te decimos qué tal.

Lo bueno, lo malo y lo feo de La Casa de las Flores

LO BUENO

Almodóvar por siempre

Fiel a sus obsesiones, La Casa de las Flores abreva del imaginario del cine de Almodóvar clásico: colores vivos, madres dominantes, comedia negra, soundtracks precisos, obras de arte que dominan los espacios y, por supuesto, mujeres siempre al borde de un ataque de nervios.

La Casa de las Flores: lo bueno, lo malo y lo feo 0

Diversidad sin prejuicios

El gran tema de la serie es la tolerancia a las diversas formas del amor, del sexo y la sexualidad, por lo que Manolo Caro se da rienda suelta llenando su serie con personajes que representan el amplio espectro sexual humano, generando empatía por la circunstancia de cada uno de ellos: el chico que quiere salir del clóset, el hombre que se descubre transgénero, o aquel que se siente fabuloso siendo drag.

La Casa de las Flores: lo bueno, lo malo y lo feo 1

 

La serie es el formato ideal para Manolo Caro

El director encuentra en el formato seriado el mejor vehículo para el despliegue de sus muy particulares obsesiones, y es que finalmente Manolo Caro se ha salido con la suya: si el hombre insistía en convertir su cine en una telenovela, aquí finalmente lo hace y con todas las de la ley.

La Casa de las Flores: lo bueno, lo malo y lo feo 2

 

LO MALO

Los episodios son irregulares

Los tres primeros episodios son los mejores de la serie: enganchan, tienen humor, generan intriga y nos invitan a darle click para ver el siguiente. Pero rumbo a la mitad, el ritmo empieza a tambalearse, el tono pierde definición, las resoluciones tocan el terreno de lo inverosímil y aparecen personajes de la nada. Afortunadamente, rumbo al final esto mejora, aunque ya para entonces el daño está hecho.

La Casa de las Flores: lo bueno, lo malo y lo feo 3

 

Esto es una telenovela

¿Y eso es malo? Depende. Si buscabas una serie como Breaking Bad o Mad Men, no tienes absolutamente nada qué hacer aquí. En cambio si eres fan de series como Desperate Housewives o Modern Family, esta serie te encantará.

La Casa de las Flores: lo bueno, lo malo y lo feo 4

 

LO FEO

Verónica Castro

La presencia de esta leyenda de las telenovelas es más un activo simbólico que uno actoral. Su actuación en todo caso va de menos a más, se le nota nerviosa y errática en algunas de las escenas y en general parece que le tomó algo de trabajo este “regreso” a la televisión. Los mejores momentos de “la Vero” son algunas bromas meta como, por ejemplo, verla cantar a todo pulmón “Es Mejor Así”, de su hijo Cristian Castro.

via GIPHY

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable
Descarga AQUÍ el especial STELLA ARTOIS: Los mejores restaurantes en CDMX para un date en pareja.¡Descárgalo GRATIS!