La vida secreta de tus mascotas 2: lo bueno, lo malo y lo feo

PUBLICIDAD
La segunda parte de la cinta animada La vida secreta de tus mascotas llega a las pantallas de cine y busca replicar el éxito de su predecesora, ahora con las nuevas aventuras de Max, Duke y compañía, quienes tendrán que lidiar con temas universales como la amistad, el maltrato animal y cómo enfrentar los miedos.

Películas y series para niños en Netflix ¡qué ver por edades!

Reseña de La vida secreta de tus mascotas 2

Después del proceso de adaptación que vivió Max en la primera entrega de La vida secreta de tus mascotas, para dejar de ser “perrhijo” único y acostumbrarse a compartir el cariño de su dueña Katie con su nueva mascota Duke, en esta secuela vemos cómo la vida de estos personajes cambia radicalmente ahora que Katie se casó y tiene a su primer hijo, con quien Max se encariña y crea un vínculo especial; aunque como todo sobreprotector, esto le genere miedos y ansiedad irracional.
En un viaje familiar a la granja, Max y Duke vivirán en un ambiente que los saca de su zona de confort y donde parece que todo está lleno de peligros; mientras que en la ciudad, sus amigos, las mascotas vecinas que viven en su edificio en Nueva York, se enfrentarán a una serie de nuevas aventuras en una divertida trama,como a las que Illumination nos tiene acostumbrados.

LO BUENO

La historia

Esta nueva aventura está dividida en tres diferentes situaciones: Max y Duke de viaje en la granja en un ambiente desconocido; el conejo Snowball y una valiente perrita de raza shih tzu llamada Daisy intentando rescatar a un cachorro de tigre blanco; y por último, la coqueta pomeranian Gidget enfrentándose a un grupo de gatos que viven en la casa de una anciana, con el objetivo de recuperar una pelota que Max le encargó antes de irse de viaje.
Podría parecer arriesgado llevar esta trama cuando estamos acostumbrados a relatos lineales (sobre todo en películas para niños), pero al final funciona cuando las historias se enlazan.

Los mensajes

Como ocurre en casi todas las películas infantiles, su objetivo no es solo entretener al espectador, sino también promover valores y dejar enseñanzas, así que este filme no es la excepción. El miedo que de pronto invade a Max y la necesidad de proteger al hijo de Katie es un tema con el que cualquier papá o mamá se podrá identificar; sobreponerse a los temores y entender que todo forma parte de crecer será algo con lo que el cachorro tendrá que lidiar durante toda la cinta —aunque esto ya lo habíamos visto con Woody y su afán de proteger a Andy en Toy Story— . Sin embargo, no se aleja de la realidad, las mascotas sí crean vínculos fuertes con sus dueños y sí suelen volverse protectores de los niños de la familia con la que viven, punto a favor de Max.
Por otro lado, el maltrato animal podría parecer un tema fuerte a tocar en una película infantil, sobre todo por los casos más crueles: los del circo. No obstante, aquí el mensaje se entiende, ya que si bien es cierto que todos los animales de la película son mascotas consentidas, las criaturas silvestres como el tigre de bengala que Snowball y Daisy planean rescatar, también merecen ser respetadas y protegidas.

El rey león: lo bueno, lo malo y lo feo del “live action”

LO MALO

El villano

Hablando del circo, el villano de la película es su malvado dueño, y cuando decimos malvado es literal en lo que estás pensando: un hombre despiadado, vestido de negro (incluida la capa y el sombrero puntiagudo). No esperábamos que el culpable del maltrato al tigre fuera una persona agradable, pero si le agregas el látigo y la jauría de lobos que siempre lo acompañan, el personaje es un cliché.

LO FEO

Doblaje

Eugenio Derbez hace la voz del conejo Snowball en su versión al español… ¿hay algo más que decir? Y con eso nos referimos al problema de siempre, es la misma voz de todos y cada uno de los personajes que ha hecho: el burro de Shrek, el Grinch y cómo olvidar cuando dobló la voz de Jim Carrey en Yes Man, que a su vez suenan igual al Lonje Moco. Lo bueno es que esta vez no le dieron la libertad de meter referencias de sus personajes en los diálogos, lo cual se agradece.
El doblaje incluye demasiados startalents, ¡hasta escucharás a Chumel Torres!

Toy Story 4: lo bueno, lo malo y lo feo de la última entrega de la saga

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD