Estás leyendo:
Cine y TV Tolkien: lo bueno, lo malo y lo feo
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
PUBLICIDAD

Cine y TV

Tolkien: lo bueno, lo malo y lo feo

PUBLICIDAD

Tolkien protagonizada por Nicholas Hoult y dirigida por Dome Karukoski se enfoca en los años formativos de John Ronald Reuel Tolkien y nos muestra los momentos que marcaron su juventud. Un forzado homenaje al autor de las novelas del Señor de los Anillos y el Hobbit.


Tolkien: lo bueno, lo malo y lo feo

La película del director Dome Karukoski, protagonizada por Nicholas Hoult se enfoca en los años formativos de John Ronald Reuel Tolkien el famoso autor de las novelas del Señor de los Anillos, el Hobbit y el Silmarillion. La cinta nos muestra los momentos que marcaron su juventud; entre ellos encontrar al amor de su vida Edith Bratt, interpretada por Lily Collins; la estrecha relación con su grupo de amigos, su paso por la Primera Guerra Mundial y evidentemente la inspiración para escribir la saga de libros que lo convirtió en el autor de culto que actualmente es. 

Sin salirse de la fórmula de la biopic de época la cinta no se arriesga al intentar retratar toda la vida de uno de los escritores más populares; sólo nos muestra eso que considera importante, lo que parece un acierto, aunque quizá sea su mayor error. Te contamos lo bueno, lo malo y lo feo de Tolkien.

Festival Kamelot: ¡Tolkien Edition!

 

Tolkien: lo bueno, malo y feo

Lo bueno

Tolkien más allá del escritor

Por años Tolkien se ha creado una sólida base de lectores que lo idolatran como un dios literario; es decir ¡el hombre creó varios lenguajes! Sí, era un genio pero eso no significa que no fuera humano. La cinta presenta una digna actuación de Nicholas Hoult como un joven escritor con sus inseguridades y defectos; en ocasiones reservado en otras egoísta, inconforme y disperso. Incluso una de las mejores escenas con Lily Collins nos muestra el esfuerzo que hace para comenzar a contar historias a partir de sus palabras inventadas.

El desarrollo de lenguajes 

Como ya mencionamos Tolkien fue un experto en el lenguaje, se desempeño como filólogo y a parte de la literatura se dedicó enteramente al estudio de las palabras. Otro acierto de la cinta es cuando vemos cómo descubre esta pasión por las lenguas antiguas; en consecuencia esto le ayuda a permanecer en la Universidad de Oxford de la mano de su mentor el Profesor Wright interpretado por Derek Jacobi. 

The ForceCon, la expo que los fans de ciencia ficción añoraban

Este video te puede interesar

Lo malo

El ritmo

La cinta nos sitúa con Tolkien en Francia durante la Primera Guerra Mundial,  mientras lo invaden sus recuerdos de la infancia. Así vemos como su vida cambia después la muerte de su padre y eventual muerte de su madre. Tras quedar huérfano el futuro escritor consigue una beca para el King Edward’s School, con la ayuda de la iglesia y una caritativa benefactora. Después de sufrir por no pertenecer a este nuevo mundo, los mismos chicos que lo molestan, lo adoptan como compañero intelectual y forman su club.

Hasta este momento Hoult queda en el olvido; en parte porque la química entre las versiones adolescentes de los personajes es suficiente para mantener la película; pero también por la decisión de narrar así la historia: entre saltos de tiempo. En consecuencia la audiencia no logra crear empatía hacía el casi moribundo Tolkien de la Guerra. Nunca conectamos con el horror que vivió el autor, quien a pesar de sufrir fiebre se pasea como si fuera inmune a las balas (evidentemente no muere, pero pudieron hacerlo más verosímil).

FIL Guadalajara 2019: India es el invitado de honor

PUBLICIDAD

Lo feo

Las referencias forzadas

La premisa de la película es demostrar que tanto el gran amor hacía su esposa, como la relación de amistad con sus compañeros y lo que vivió en la guerra, fueron las cosas que lo inspiraron para escribir el Señor de los Anillos. Sin embargo existe un exceso de referencias forzadas, las cuales se sitúan desde el primer momento cuando su madre le cuenta historias de caballeros y dragones. Después siguen una tras otra: por ejemplo cuando lleva a Edith a la ópera deciden ver Der Ring des Nibelungen, El anillo del nibelungo de Richard Wagner; en la trinchera el hombre que lo acompaña se llama Sam; sin mencionar las tomas similares a las de Peter Jackson en la trilogía del Señor de los Anillos. 

Sabemos que creó una de las mayores obras de la literatura anglosajona, pero en el filme todo se reduce a que la novela simplemente se manifestó en su vida, cuando seguramente fue más complicado que eso.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?