Estás leyendo:
Cine y TV Yesterday: el mundo sin The Beatles de Danny Boyle
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
PUBLICIDAD

Cine y TV

Yesterday: el mundo sin The Beatles de Danny Boyle

PUBLICIDAD

¿Te imaginas un mundo sin The Beatles? Danny Boyle lo plasma en su nueva película Yesterday, ¿vale la pena verla? Aquí te decimos


Escrito por: Alejandro Alemán
Yesterday: el mundo sin The Beatles de Danny Boyle

En Yesterday (Boyle, 2019), Jack (Himesh Pattel) es un músico frustrado cuyo trabajo pareciera no importarle a nadie excepto a sus amigos (único público de sus conciertos en bares) y a su “representante”, Ellie (Lilly James). 

Pero todo eso está a punto de cambiar cuando, por un fallo del universo, los Beatles, su historia y su música, son borrados de la memoria colectiva y del planeta entero. Nadie recuerda la música del cuarteto excepto Jack, quien empieza a tocar sus canciones haciéndole creer al mundo que son de su autoría.

Este video te puede interesar

¿Esta original premisa se traduce en una buena película?, ¿es de las mejores de Danny Boyle? Aquí te lo decimos.

PUBLICIDAD


 

Danny Boyle nos muestra un mundo sin los Beatles en Yesterday, te decimos lo bueno, lo malo y lo feo

LO BUENO

Es una gran premisa

El gancho de la película es interesante incluso si no eres fan de los Beatles (aunque definitivamente debes ser fan para que todo el asunto haga sentido y, sobre todo, tenga el impacto que busca el director). ¿Qué sucedería con el planeta si una piedra angular de la cultura pop desapareciera?, ¿cómo cambiaría el mundo?, ¿las canciones de los Beatles serían tan populares si se estrenaran hoy como hace más de cincuenta años?

 

Boyle consiguió los derechos para usar las canciones

Parece de obviedad pero no es fácil conseguir las canciones de los Beatles, aún incluso cuando estás haciendo una película sobre ellos. Ya otras cintas sobre el tema (Backbeat, Nowhere Boy) han aparecido sin la oportunidad de tener las canciones del grupo, todo por un tema de presupuesto. Aquí suponemos que alguien tuvo que abrir la cartera, pero fue para bien.

Nostalgia y crítica a la industria

Evidentemente, la nostalgia por el grupo de Liverpool va subiendo conforme avanza la película.  No es una feria de referencias pero la cinta logra proyectar lo importante que son los Beatles para cierto grupo de personas (hay mucho de “orgullo inglés” por toda la cinta); y de pasadita, hace burla de los modos de la industria musical actual, donde un nombre como “Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band” no sería aprobado por los publicistas porque “es muy largo”. 

 

LO MALO

No resuelve las preguntas que plantea

La cinta provoca toda una serie de preguntas interesantes sobre los Beatles, la cultura, la trascendencia… pero ninguna de ellas es respondida. ¿Los Beatles serían igual de famosos si fueran una banda actual?, ¿qué efecto mariposa traería consigo la ausencia de los Beatles en la historia del planeta?. Lo peor es que no logra proyectar por qué es importante la música de los Beatles para la historia del planeta.

Solo para fans

Esto no sé si es bueno o malo, pero es un hecho que los fans de los Beatles la van a amar, principalmente hay un momento rumbo al final de la película que es brutal, pero que dudo que sea efectivo para aquellos que no son fans o que les da igual quienes hayan sido los Beatles. 

 

No deja de ser una comedia romántica

El guionista de la cinta, el legendario Richard Curtis (Cuatro Bodas y un Funeral, Realmente Amor) deja de lado el tema de la ausencia de los Beatles y termina haciendo una comedia romántica sobre Jack y Ellie, lo que nos parece un absoluto despropósito. No estamos, precisamente, ante la mejor película de Danny Boyle (ni de Richard Curtis).

LO FEO

Por poco nos libramos del cameo de Ed Sheeran

La idea original era invitar a Chris Martin a hacer el papel que terminó haciendo Ed Sheeran. Martin estaba emocionado, pero fue imposible empatar agendas. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?