¡Acceso denegado! La contraseña o el correo electrónico que has introducido son invalidos. Intenta nuevamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Dónde ver el eclipse de Sol del 21 de agosto en CDMX Dónde ver el eclipse de sol del 21 de agosto en CDMX
Playboy Donde Ir Open Futbol Total Autobild Bleu & Blanc Cocina Vital Gourmet de México Diabetes Juntos x ti Soy Grupero Mujer de 10 Somos CDMX
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
CERRAR
Ciudad Restaurantes
SUSCRÍBETE
Revista Impresa Febrero
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

El Olmedo: un recinto de arte, naturaleza y ¡xolos!

PUBLICIDAD

En el Museo Dolores Olmedo conviven obras artísticas de Frida Kahlo, Diego Rivera y ¡muchos xolos! Visita los jardines y disfruta de la hermosa postal que te regalarán estos peculiares perros.

Después de la muerte de la coleccionista Dolores Olmedo, su casa se convirtió en el Museo Dolores Olmedo, donde hoy conviven piezas de arte prehispánico, obras de Frida Kahlo y pinturas de Diego Rivera, con los descendientes de xolos que acompañaron a la coleccionista. ¡Conoce su historia!

Xolos acariciables

Xolos: de las serranías al arte mexicano

PUBLICIDAD

Los xoloitzcuintles estuvieron al borde de la extinción. En su momento, los colonizadores europeos trataron de eliminar a todos estos perros para evitar que los nativos continuaran con sus tradiciones religiosas, en las que se les incluía como parte de sus rituales. Por fortuna, y gracias a que son muy inteligentes, se desplazaron hacia las serranías de Oaxaca y Guerrero, donde se resguardaron durante muchos años.

Tiempo después, algunos criadores se dieron a la tarea de rescatar a esta raza. Pasado el Porfiriato, los perros eran ya un símbolo nacional. Así, varios artistas plásticos, entre ellos Frida Kahlo, Diego Rivera, Rufino Tamayo y Raúl Anguiano, los incluyeron en su arte, e incluso los hicieron parte de su familia. ¡Gracias por esa decisión!

Frida y Diego, con sus xolos

Dolores Olmedo, coleccionista de arte y amiga de Diego Rivera, también disfrutó de la compañía de ejemplares de esta peculiar raza. Los xolos que la acompañaron se llaman Nahual y Citlali, cuyos descendientes forman actualmente una gran familia de nueve perros.

Museo Dolores Olmedo: donde conviven xolos y pavorreales

Ahora puedes admirar a los sucesores de Nahual y Citlali en los jardines del Museo Dolores Olmedo. Conócelos y descubre por qué Frida Kahlo, Diego Rivera y Dolores Olmedo querían a los xolos como perrhijos.

Quienes han visitado este recinto dicen que los más coquetos son Tequila, Pulque y Mezcal, porque les encanta posar para ser fotografiados. Son los más pequeños y traviesos, aún no cumplen su primer año. Los puedes acariciar y tomarles una foto, para llevarte una de las mejores imágenes del Museo.

Tequila, Pulque y Mezcal, los xolos del Olmedo

Otras bellas fotografías que podrás capturar en los jardines del museo son las de los pavorreales. Durante gran parte del día los verás posados en las ramas de los árboles, pero si llegas en cuanto abren el museo, los encontrarás caminando por los jardines y senderos buscando frutos, semillas y pequeños reptiles para comer.

Pavorreales en el Olmedo

Te impresionarán los colores de su plumaje, más aún si logras ver a un macho en la temporada de celo (en primavera), época en que despliegan la cola para llamar la atención de las hembras. Un auténtico espectáculo para los visitantes.

Pavorreales en el Museo Dolores Olmedo

En el Museo Dolores Olmedo encontrarás mucho más que arte. Es también un oasis en esta caótica ciudad. Por eso, la próxima vez que lo visites no olvides la cámara, para capturar los mejores momentos de xolos y pavorreales.

Pavorreal en el jardín del Dolores Olmedo

  • ¿Dónde? Av México 5843, La Noria.
  • ¿Cuándo? Abierto de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 hrs. Venta de boletos hasta las 17:30 hrs.
  • ¿Cuánto cuesta?  Público nacional, $50; extranjeros, $100; maestros y estudiantes, $25; INAPAM y menores de 6 años, $5.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Escrito por: Abril López