¡Acceso denegado! La contraseña o el correo electrónico que has introducido son invalidos. Intenta nuevamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Dónde ver el eclipse de Sol del 21 de agosto en CDMX Dónde ver el eclipse de sol del 21 de agosto en CDMX
BUSCA UN RESTAURANTE
RESERVA UN VIAJE


INICIA SESIÓN

Correo
Contraseña
¿Olvidaste tu contraseña?
O Regístrate con
O con tu correo electrónico
Nombre
Apellidos
Correo Electrónico
Contraseña
Contraseña

El lado C: el programa de Rock 101 que convierte la basura en oro

PUBLICIDAD

Conoce Lado C, el programa de Rock 101 que comparte las joyas de vinil de Alejandro Valdés por dos horas a la semana

Por Alejandro Valdés

Una colección de tonterías lo-fi, en discos rayados para millennials irónicos que usan gafas de pasta y se creen muy alternativos (orgánicos y sin gluten).

PUBLICIDAD

Hace como un cuarto de siglo, cuando la mercadotecnia decidió que era buena idea venderle por kilo tus discos de acetato al tlacuache, Alejandro Valdés decidió que iba a coleccionarlos porque sólo costaban un peso y porque no le gusta recibir órdenes de nadie.

Ahora que la mercadotecnia dice que tiene sentido pagar cientos de pesos por discos que hace décadas eran basura, el profe Valdés ha decidido compartir sus hallazgos con la comunidad rockcientoúnica, pues quiere hacerse famoso y, además, porque no tiene otra cosa que hacer los lunes de 10 a 12 de la noche.

Conozco varias personas que piensan que el programa no tiene ningún sentido y, honestamente, eso me da mucho gusto. No sé por qué.

via GIPHY

Ya con un poco de contexto, les cuento la historia del Lado C:

“Esa colección tuya amerita un programa en la estación”, me dijo, sin más, el legendario Luis Gerardo Salas mientras departíamos sabrosamente en una terraza de la colonia Condesa, entre mariscos y cervezas una tarde decembrina de 2017. “Podría llamarse El lado C o una cosa así, dos horas de puros vinilos y música delirante”, agregó.

No era la primera vez que mi colección de discos despertaba el interés de una celebridad radiofónica: años atrás Uri Waizel se dijo abrumado cuando la examinó en mi casa, disco por disco. Por su lado, El Muñecón (un locutor que fue popular en los noventa) decidió expropiar –sin pago de por medio– mi ejemplar de la Calaca Tilica y Flaca cuando vislumbró los alcances del cuantioso botín… pero ahora se trataba de Luis Gerardo Salas: el papá de la radio mexicana actual.

“Podrías empezar el primer lunes de enero”, me dijo.

Era cierto que tenía yo alguna experiencia en radio y que ya había usado mis elepés en colaboraciones para ese medio (con el genial Abel Membrillo, en WFM, y después con Olallo Rubio, en Radioactivo) pero no estaba seguro de que el público fuera a tolerar dos horas de joyas como el Coro de Gendarmes de la Policía de Michoacán, interpretando el tema “Combate a la falaz y letal corrupción.”

“Ya sé. Mejor empieza el 8 de enero, así la gente ya regresó de vacaciones… a las 10 de la noche”, sentenció Luis Gerardo.

Para alguien que, como yo, vivió su adolescencia fantaseando con el medio rockero del D.F., el que el creador de Rock 101 te ofrezca un programa de radio y le ponga fecha y horario equivale a ser convocado a jugar en una selección de fútbol campeona del mundo y dirigida por Pelé… ¿cómo decir que no a eso?

“OK. Empezamos el lunes 8 de enero”, acepté, sin tener idea de cómo iba a hacer el programa… y desde entonces, todos los lunes se transmite (todavía sin mucha idea de cómo hacerlo) #ElLadoC en http://rock101online.mx  de 10 PM hasta la frontera con el martes.

Pero, ¿por qué?

Entre los diagnósticos del origen de mi afición a coleccionar estos discos figura en primer lugar lo que desde hace años se considera un cliché hipster: el “ironic listening”, pariente cercano del Schadenfreude alemán, que designa el sentimiento de alegría generado por la humillación de otro. Y sí, por supuesto que conozco el íntimo gozo que reside en coleccionar las pruebas incriminatorias de la estupidez ajena: ¿quién no atesora el screenshot del tweet que, estás seguro, será borrado en unos cuantos segundos y tú podrás regodearte en resucitarlo mucho antes de los tres días reglamentarios?

Pero no, la idea de #ElLadoC va más allá de humillar a los antiguos directivos de PEMEX por usar recursos del erario en la grabación de la portentosa guaracha “Plataformas de Campeche, un orgullo sin igual” (y estoy seguro que a ellos, antes que vergüenza les causaría nostalgia); mi intención tampoco es señalar lo absurdo de la situación, pienso que eso es evidente: cuestionar por qué permitimos que esas cosas pasen es una inocentada y un lugar común.

Entonces, ¿por qué comprar miles de discos que (casi) nadie quiere?: ¿La verdad? Me gustan. No de la forma en que me gusta David Byrne o Living Colour. Disfruto mucho su enfoque experimental, ese “grabémoslo aunque no tengamos la menor idea de cómo se hace” (en contraste, por ejemplo, con la pretensión insufrible de las producciones de la disquera Intolerancia, que –aunque también terminan botadas en los saldos que se venden por kilo– ni siquiera divierten): esa actitud proto punk es un liberador y monumental “Fuck you” a las reglas… de México para el mundo.

 

 

Hay una refrescante sensación de libertad en escuchar a Lucerito cantando las canciones de Katy la Oruga o a La Chilindrina hacer un cover de “Video killed the radio star”; una involuntaria invitación a crear bajo tus propias reglas, sin ese pavor que siente la gente formal frente al absurdo, a expresar una emoción sin filtrarla, a hacer el ridículo. Una valiosa inocencia que permite ver las cosas con ojos frescos, sin prejuicios.

Y esto conecta con el final: #ElLadoC no tiene aspiraciones heroicas, ni pretende ser una mentoría musical. Ya hay suficiente estructura en mi vida de profe y guionista como para llevarla a mi espacio en @r101ck, que sólo pretende divertir… y, si no empiezo por pasarla bien yo, en compañía de mi querido amigo @netzasoria que siempre me acompaña, entonces sí no tiene ningún sentido.

¿Quejas?: @diosdeltuiter

El Lado C se transmite en vivo todos los lunes, de 22:00 a 00:00 horas por Rock101. También puaedes consultar los programas anteriores en la sección On Demand.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD