¡Acceso denegado! La contraseña o el correo electrónico que has introducido son invalidos. Intenta nuevamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Dónde ver el eclipse de Sol del 21 de agosto en CDMX Dónde ver el eclipse de sol del 21 de agosto en CDMX
BUSCA UN RESTAURANTE


INICIA SESIÓN

Correo
Contraseña
¿Olvidaste tu contraseña?
O Regístrate con
O con tu correo electrónico
Nombre
Apellidos
Correo Electrónico
Contraseña
Contraseña

7 razones para ir a Las Cascadas de Tulimán

PUBLICIDAD

Si te encanta el turismo de aventura tienes que conocer El Parque Ecológico Tulimán, paraíso en la sierra de Zacatlán, Puebla que te invita a  desconectarte de la vida citadina para entregarte en cuerpo y alma al goce de la naturaleza en un ambiente seguro y confortable, sin duda una rareza a tres horas y media de la Ciudad de México. Te recomendamos viajar en auto porque el parque es muy grande, de hecho está dividido en tres zonas y en cada una hay espacio de estacionamiento. Para que te des una idea de la puerta de entrada a la unión de los Dos Ríos hay tres kilómetros.

Cascadas

Son la joya del parque. Cuenta Don Esteban, uno de los 21 miembros de la cooperativa que administran el lugar, que hace algunas décadas hubo personas que se cayeron en las cascadas: “fue muy difícil recuperar los cuerpos, el último que se cayó fue el de un niño. Decidimos pedir apoyo del municipio para enrejar la zona y evitar más accidentes. A partir de ese momento cobrábamos cinco pesos por la entrada, pero la gente dejaba muy sucio. Nos organizamos y hace 14 años abrimos el parque.” Las cascadas están a 300 metros de altura y el agua, que cae en tres niveles, viene del Salto de Quetzalapa. Para llegar a ella es necesario caminar, 170 metros desde la zona uno. La experiencia es inigualable: el sonido de la caída, la brisa provocada por el viento y la imponencia con la que  cae el agua te dejarán sin aliento.

Senderismo

El parque cuenta con circuitos para disfrutar del senderismo. La zona uno te conducirá a las cascadas, la dos a la poza de agua mineral y la tres al punto donde se unen los Dos Ríos. Los caminos están muy cuidados y se ha buscado que sean lo más ecológicos posibles, de hecho varios de los barandales, sobretodo los que están cerca de la cascada,  están hechos de pet reciclado, para que aguanten más la humedad.

Poza mineral

Es el mayor atractivo de la zona dos, para llegar a ella es necesario descender cerca de 800 metros serpenteando el río. En el camino disfrutarás de la belleza de los árboles decorados con heno, escucharás el canto de decenas de aves diferentes y observarás los colores que los minerales del agua han dejado como rastro en las piedras que estás escoltándolo. En la parte más baja hay una pequeña poza techada de agua mineral para conservar el calor. Cuentan que anteriormente habían varias pozas naturales, pero en 1999 las lluvias torrenciales provocaron deslaves tan intensos que cubrieron por completo la zona e incluso cambiaron el cause del río. Fue entonces cuando decidieron hacer esta poza artificial.

El árbol hueco

Justo al lado de la poza mineral hay un puente colgante que conduce a un árbol hueco, conocido como papalopotl o árbol de mariposa por la forma de sus hojas. Es una rareza extraordinaria, pues en su interior caben 14 personas. La obscuridad de sus interior puede resultar un tanto incómoda, pero si piensas que estas en las entrañas de un ser vivo sin afectarlo, la experiencia resulta increíble. Camino al árbol no te pierdas el paisaje que forman las rocas sobre el río, son una especie de escalinata que puedes escalar y que, en temporada de lluvias desaparece por completo por el aumento del caudal.

Dos Ríos

En la zona tres ocurre un fenómeno maravilloso, se unen el río que baja de la cascada con el que viene del agua del manantial. Antes de llegar a la unión, se forman otras pequeñas caídas de agua dulce y del lado del manantial se confunde el cauce del agua con el colorido trazo que dejan los restos mineralizados.  Es un lugar inigualable para relajarte, meditar o tomar fotos.

Circuito de aventura

Si te gusta la adrenalina, tu lugar es la zona tres ahí  existe un circuito que incluye cuatro tirolesas, un cable de tensión y un puente colgante. La aventura es un pretexto para disfrutar del paisaje desde las alturas. El recorrido es corto, te tomará cerca de 20 minutos. Si aún quieres más diversión, puedes disfrutar del tiro con arco.

Hospedaje

Depende de tu nivel de adrenalina, puedes quedarte en la zona de campamento o rentar una de las cuatro cabañas que están disponibles. En ambos casos es importante que sepas que la noche también es para disfrutar de la naturaleza, por eso no hay luz en los senderos. Si te quedas en las cabañas, en su interior, contarás con todos los servicios. Por la noche se acostumbra encender fogatas y comer malvaviscos o salchichas asados bajo la luz de la luna. Si no fuiste niño scout, despreocúpate, en Tulimán pueden ayudarte. También hay áreas de asadores para que contemples llevar tus insumos para la cena pues los restaurantes y las tienditas del parque cierran a las 18:00 horas.

En caso de que requieras más acción, puedes solicitar a los guías visitas nocturnas. El parque está abierto las 24 horas para los huéspedes y, si así lo deseas, puedes permanecer en la poza hasta la madrugada o caminar hacías las cascadas y disfrutar de su magnetismo. A cinco minutos del parque hay restaurantes y tiendas. Tulimán está en medio de dos pueblos mágicos, Chignahuapán y Zacatlán, tómalo en cuenta en caso de que desees o necesites un poco de civilización.

Fotografías: Paulo Vidales 

Informes y reservación de cabañas: 01 797 105 4186  www.cascadastuliman.com.mx 

Tip Carretero Cascadas de Tulimán

1.- Si quieres visitar Las Cascadas de Tulimán y vienes del norte de la CDMX, puedes cortar camino y ahorrar combustible al tomar el Circuito Exterior Mexiquense de OHL México.

2.- Toma la salida hacia Pachuca, usa los dos carriles derechos para girar levemente a la derecha y sigue las indicaciones que dicen Pirámides-Tulancingo.

3.- Continúa en dirección a Tuxpan, sigue por Huauchinango hacia Zacatlán. Usa el carril izquierdo avanza por la autopista de cuota a Tlaxco hasta encontrar la salida a Chignahuapan, continúa hacia Zacatlán. Sigue las indicaciones para Las Cascadas de Tulimán. Estás listo para sumergirte en este paraíso natural.

1.- Si vienes del otro lado del Estado de México (Toluca, Metepec), la forma más ágil para que ahorres gasolina y tiempo, es tomar la vía rápida Viaducto Bicentenario hasta entroncar con el Circuito Exterior Mexiquense.

2.- Accede a la salida hacia Pachuca, usa los dos carriles derechos para girar levemente a la derecha sigue las indicaciones que dicen Pirámides-Tulancingo.

3.- Continúa en dirección a Tuxpan, sigue por Huauchinango hacia Zacatlán. Usa el carril izquierdo avanza por la autopista de cuota a Tlaxco hasta encontrar la salida a Chignahuapan, continúa hacia Zacatlán. Sigue las indicaciones para Las Cascadas de Tulimán. Estás listo para sumergirte en este paraíso natural.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Escrito por: Clara Sánchez