¡Acceso denegado! La contraseña o el correo electrónico que has introducido son invalidos. Intenta nuevamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Dónde ver el eclipse de Sol del 21 de agosto en CDMX Dónde ver el eclipse de sol del 21 de agosto en CDMX
Ciudad Restaurantes
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

Puebla: Conoce sus túneles, museos y barrios

PUBLICIDAD

¿Te gustaría viajar en el tiempo? Puebla de Zaragoza te invita a meterte en sus entrañas para maravillarte con sus secretos, hilados a través de los ductos subterráneos de agua que dieron vida a la ciudad, fundada en 1531 por los franciscanos.

El sonido de las goteras que se filtran por los recovecos rompe el silencio de esos túneles arcaicos. Se creía que eran una leyenda urbana, de esas que han pasado de generación en generación acrecentando su misterio. Finalmente fueron descubiertos hace tres años, durante unas excavaciones para renovar las tuberías.

PUBLICIDAD

Inicié el viaje en Los Secretos de puebla, museo-preámbulo para conocer éstos fascinantes pasajes que conectan el Puente de Bubas, el Barrio de San José de la Paz y los Fuertes de Loreto y Guadalupe. Las paredes expiden olor a moho y azufre, ese que predomina en los manantiales poblanos. En el eco de sus paredes pueden escucharse susurros históricos: balazos, narraciones, música y corridos que ambientan el lugar. El primer túnel es el Puente de Bubas, que conectó al hospital donde se atendían la enfermedad de bubas -sifilis- con la ciudad en el siglo XVII.

Barrio de Xanenetla

El segundo túnel es el más angosto, se ubica en el barrio de Xanenetla (xanenen = piedra volcánica) cuyos orígenes datan de 1551, época en la que se erigió dicha población con muy poca infraestructura. Quizá ahí empezó su karma, pues con el tiempo se convirtió en uno de los barrios más bravos de Puebla. En 2009 el Colectivo Tomate decicidió acercarse a sus pobladores para transformar sus casas en murales. Hoy los colores y la hiperrealidad de las 78 obras que embellecen la llamada Ciudad Mural, me hicieron pensar en la magia terapéutica del arte.

El Fuerte de Loreto y Guadalupe

La cereza del pastel fue llegar al Museo Subterráneo del Pasaje 5 de Mayo, inaugurado en enero de ésto año, el cual conecta a Xanenetla con los Fuertes de Loreto y Guadalupe. En sus cavidades se atrincheró el ejército mexicano durante la Batalla de Puebla en 1862.

Este fascinante recorrido de un kilómetro reúne piezas de la época, desde armamento hasta juguetes. Al enfilarme hacia la salida, mi corazón latía con fuerza al imaginarme lo que sentían esos militares que, envalentonados y a caballo, salieron de la tierra para enfrentar, bajo el mando de Ignacio Zaragoza, a los franceses. El túnel desemboca la No Inervención. A sus faldas se encuentra la Laguna de la Concordia, escenario de shows nocturnos de mapping que recrean leyendas como la de la China Poblana.

Biblioteca Palafoxiana

De regreso al centro, me dirigí a la Biblioteca Palafoxiana nombrada Memoria del Mundo por la UNESCO por su variedad y riqueza blibliográfica. Creada por Juan de Palafox y Mendoza, reúne cerca de 45 mil obras cuyo eje temático, según el historiador Juan Fernández del Campo es “La búsqueda de Dios y de todo lo creado por él”. En su arquitectura barroca se erigen tres tipos de estantería tallados en madera sobre los que descansan libros del siglo XV al XX. Me sorprendió saber que entre ellos hay rarezas como De humani corporis fabrica libri septem de Andrés Vesalio, obra sobre anatomía humana a la que le fuera arrancada, nada más ni menos, que la hoja del pene.

 Mercado de Chácharas

A la salida de la primera Biblioteca Pública de América, caminé hacia el Callejón de los sapos, ahí los domingos se pone el mercado de las chácharas que reúne locales con antigüedades y puestos callejeros que ofrecen exvotos, objetos vintage e incluso comida artesanal. El viaje requería descanso, decidí detenerme frente a La Casa del Callejón para degustar una refrescante pasita mientras disfruté de la singular pareja de artistas urbanos que crean música con objetos caseros como el lavadero-güiro acompasado con el sonido de una familia de pollos de plástico.

Estrella de Puebla

La noche cayó sobre Puebla, era momento de regresar a la época actual y que mejor que en Angelópolis, una de las zonas más exclusivas, para disfrutar de la inigualable vista panorámica desde la Estrella de Puebla, la rueda de observación más grande del mundo.

Ahí admiré esa ciudad donde el pasado y el presente se sincronizan, desde las entrañas hasta las alturas.

Fotografías: Paulo Vidales 

Tips para salir a Puebla

Si quieres visitar la Ciudad de los Ángeles, vienes de Cuautiltán Izcali y no deseas entrar a la CDMX, puedes cortar camino y ahorrar combustible al tomar el Circuito Exterior Mexiquense de OHL México. Esa vía te llevará a Chalco y de ahí a la autopista México-Puebla.

Si vienes del otro lado del Estado de México (Toluca, Metepec), la forma más ágil para que ahorres gasolina y tiempo, es tomar la vía rápida Viaducto Bicentenario hasta entroncar con el Circuito Exterior Mexiquense, ésta te llevará a Chalco y de ahí a la autopista México-Puebla.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD