Estás leyendo:
Cultura El último teatro del mundo: 10 razones para no perdértela
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
PUBLICIDAD

Cultura

El último teatro del mundo: 10 razones para no perdértela

PUBLICIDAD

Si aún no ves El último teatro del mundo en La Teatrería, te compartimos 10 razones por las que tienes que verla. ¡Vamos al teatro!


El último teatro del mundo: 10 razones para no perdértela

Hay muchas razones para ver El último teatro del mundo en La Teatrería pero seleccionamos 10 para convencerte de que vayas a verla

Cuando la sociedad nos dice que no vale la pena luchar por nuestros sueños, el teatro alza la voz y nos invita a emprender cuantas aventuras podamos por lograrlo. Esta es la apuesta del montaje de la obra El último teatro del mundo, un original musical para toda la familia que trasciende más allá del escenario y tiene el poder de empoderar a la persona más insegura del mundo. Actualmente se presenta en La Teatrería y le quedan pocas semanas, ¡no te la pierdas!

El último teatro del mundo (Behind the scenes)

El último teatro del mundo, un musical para chicos… y no tanto

Detrás de todo este proyecto se encuentra el trabajo creativo del dramaturgo José Manuel López Velarde, quien logró una espectacular sinergia con el director musical Iker Madrid. La obra cuenta la historia de Pina, una singular catarina que vivía en un campo de lechugas que tiene un sueño… aunque no sabía del todo cuál era. En su viaje se encuentra con varios personajes que abren camino al entendimiento de quién era y para donde ir hasta que… ¡tienes que verla!

  • ¿Dónde? La Teatrería. Tabasco 152, Roma.
  • ¿Cuándo? jue., y vier., 20:30; sáb y dom., 12:30 y 16:30.
  • ¿Cuánto? $250 adultos, $125 niños. Jue., $150.

Este video te puede interesar

El último teatro del mundo

Capital Masaryk, el show musical que hace vibrar Polanco

PUBLICIDAD

En DÓNDE IR encontramos muchas razones que creemos que podrían hacer de El último teatro del mundo una función obligatoria para todos los niños de CDMX, pero seleccionamos diez que compartimos contigo:

  1. ¡Es original! Celebramos que tanto la historia, la dramaturgia y la música son completamente originales y 100% mexicanas.
  2. Parte de la música durante el show está hecha instrumentos musicales fabricados con desechos. Todos fueron creados con el apoyo de la Orquesta Basura.
  3. Los diálogos nunca son forzados o con lenguaje complicado o aburrido. Te mantendrás al borde del asiento expectante de lo que vaya a suceder con Pina y sus amigos.
  4. El vestuario es magnífico. Curioso, hecho de retazos o con dos diferentes prendas. Visualmente atractivo para mantener la atención de los espectadores más pequeños.
  5. El escenario es una combi antigua donde sucede TODA la trama. ¡Es una chulada! Además, tienen una similar a pequeña escala… ¡y otra aún más pequeña!

    4 reestrenos teatrales que debes ver… ¡en serio!

  6. Aunque en general las voces participantes son excelentes, Paloma Cordero, quien da vida a Pina, es un deleite al que deberás prestarle mucha atención.
  7. Aunque no se le da un espacio como tal, dos de los personajes tienen capacidades diferentes: un hipoacúsico y otra con movilidad limitada.
  8. Además de estos temas relacionados a la discapacidad, si pones atención esta obra también habla sobre cómo vencer las críticas, el aprecio a uno mismo y la confianza. Destacamos también la importancia de crear comunidad con las personas de nuestro entorno.
  9. Debido a que hay niños en la audiencia, hay un intermedio para que puedan ir al baño, estirar los pies o comprar más dulces y palomitas.
  10. Como les dijimos, Él último teatro del mundo es un musical y ¡sorpresa!, tras una exitosa y amistosa colecta, la compañía lanzó al mercado el disco con las canciones originales. Puedes escucharlo en iTunes o Spotify. Acá abajo te la dejamos:

Nuestro veredicto: ¡No te la puedes perder! No importa si no eres un niño o no tienes uno. Es una producción a la que le vas a tomar cariño y estamos seguros que despertará a tu chiquillo interior.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?