Nuestros sitios
Buscar restaurante
Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio

Lila Avilés: “Yo solo soñaba con ser cineasta algún día”

Por: Leo Peralta 09 Mar 2024
Lila Avilés: “Yo solo soñaba con ser cineasta algún día”

Lila Avilés es una de las mujeres que nos inspiran. Conoce su historia como cineasta


En el marco del #8M, destacamos los perfiles de mujeres que nos inspiran. Lila Avilés es una de ellas. La directora de cine mexicana nos cautivó con Tótem, y este Día Internacional de la Mujer, Barbie eligió como una de las representantes de su línea “Role Models”

Por: Leo Peralta @leoperaltamx

Este video te puede interesar

A la directora poco le importan los reflectores. Ni con La Camarista ni con Tótem buscó afanosamente una nominación al Oscar; sin embargo, su sensible manera de hacer cine, le han valido galardonados recorridos festivaleros, encarnando el gran momento que viven las cineastas mexicanas. 

Entrevista con Lila Avilés
En la foto: Lila Avilés en conversación con Leo Peralta, en el marco del 21 Festival Internacional de Cine de Morelia. 

Lila Avilés es mexicana, es madre, es mujer. Destila humildad y sencillez. Nunca busca los reflectores. La suave textura de su voz se adorna con atinados tonos humorísticos, que me invitan a conversar con ella por horas. Pero el tiempo es limitado. Nos conocimos en Morelia, en el marco del festival de cine, donde la también cineasta, productora y guionista, presentó Tótem (2022), cinta que se llevó los premios más aclamados del FICM: Mejor Largometraje de ficción a Mejor dirección y el Premio del Público.

Su salto a la pantalla grande con La Camarista (2018), marcó el inicio prometedor de una carrera brillante en la industria cinematográfica. Su ópera prima recorrió el mundo y fue seleccionada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) para representar a México en los premios Oscar y GOYA, del 2020. Hoy, la realizadora repite la hazaña con su segundo filme, enmarcando el gran momento que viven las mujeres cineastas en el país.

Lo que debes saber de Tótem, la nueva película de Lila Avilés

Lila Avilés: “Soy un poco autodidacta”

“Pues yo no estudié cine – abre la conversación, así de directa y sin reparo – soy un poco autodidacta. Siempre lo he sido, de hecho. No soy antropóloga, pero de alguna forma, para mi primera película entrevisté a tantas camaristas que ya estaba haciendo antropología. No sé los términos formales, pero ya estaba ahí y lo hice”.

Como fiel seguidora de las mujeres cineastas, y aún más entusiasta de las mexicanas, su estilo de corte íntimo y la forma tan teatral de dirigir a sus protagonistas, me atraparon en el pasado. Para esta entrevista, me encuentro con una directora en plena madurez creativa, incluso capaz de ser los ojos, las manos y pensamientos de una sensible y curiosa niña de siete años que deambula en el caótico mundo de los adultos.   

Recuerda con palabras sus inicios en las artes escénicas, formación que se echa de ver y vuelve inevitable el escucharla a través de sus gestos y ademanes. “La Camarista fue un sueño hecho realidad. Yo solo soñaba con ser cineasta algún día. Obviamente, luchando con esta carga de los prejuicios por parte de los demás, o los prejuicios que tenemos hacia nosotros mismos. Pero di el gran paso”, dice risueña.

Lila Avilés: “Yo solo soñaba con ser cineasta algún día” 1

“Uno no hace cine por cosas banales”

De la enajenación laboral en La Camarista, Avilés da un salto magistral hacia la sensible ilustración de la unión familiar, con Tótem. Antes de hablar sobre sus aproximaciones al Oscar, ríe tan natural y en confianza, mientras sujeta su bebida de cola para hacerla a un lado. “La voy a mover para que no salga en la foto y digan ‘ahí está con la cuba’”. Y así como es en la vida real, sus películas replican esa personalidad ingeniosa, irónica y dicharachera del mexicano.

La pregunta obligada sobre su intención de representar nuevamente a México en los Premios Oscar es negada categóricamente: “Jamás en la vida. Eso es lo bonito del oficio y de amar al cine. Que mis películas lleguen a esas instancias ya es parte de lo extraordinario, es ultra felicidad. Uno no lo hace por el escaparate ni por cosas banales, y espero seguir así”. Menciona de forma suave y pausada, para luego cambiar a un sentido mayormente cómico. “Si algún día me equivoco y comienzo a irme para allá, tengo a mis mejores amigas para decirme ‘¡hey, comadre, ubíquese!’”.

En retrospectiva, “yo juraba que no iba a viajar tanto con La Camarista, y de repente ¡púmbale!, lo doble – se inclina ligeramente hacia atrás para soltar la carcajada – con el recorrido de Tótem también estoy muy agradecida”.  Para este momento, su apacible charla contrasta con el ruido del lugar, de mesas llenas, personas conversando y riendo, y desde luego, los colegas que esperan su turno de conversar con ella.

“Tótem” ya tiene fecha de estreno en Netflix

Guardando humildad en los momentos virtuosos

Detrás de cada gesto de Lila Avilés, encuentro una personalidad inquieta y creativa. Guiada con la serenidad de una mujer inteligente, que posee en sí el equilibrio perfecto, como para no separar los pies de la tierra. Me expone sus logros con cierta discreción y no logro apartar de mi mente la antítesis que supone tanta simplicidad, coexistiendo en una personalidad multipremiada.   

“Es mucha felicidad – respira profundo – pero pienso mucho en los otros cineastas y en compañeros que tienen esa sensación de ‘oye, ¿por qué mi película no viajó tanto?, y no sé, yo también la pasé mal en mucho tiempo. Fui mamá joven y era como el bu, la que no estudió – externa, señalando repetidamente hacia el piso con el pulgar – pero son esos momentitos complicados los que te hacen más fuerte”. Sus pupilas me remiten a un pasado que no presencié. 

“A lo mejor, también te hace vivir un proceso – me invita a repensar – yo imagino que, si hubiera sido cineasta jovencita, no hubiera alcanzado la madurez que ahora tengo. Por algo suceden las cosas, ¿me explico? Uno tiene que reflexionar y aceptar cómo son las cosas, pero guardando ese ímpetu, esa humildad. Cuando uno está en los momentos virtuosos, de mucha belleza, los tiene que abrazar y agradecer, pero tampoco bañarse en ellos. Así como uno agradece, también lo suelta”, reitera.

Las mujeres vamos a la raíz de las cosas

Observando el escenario actual de la cinematografía nacional, que se ha abierto a un mayor reconocimiento de la mujer en puestos de dirección, la realizadora evoca a sus inicios en la industria cuando tuvo que enfrentarse a la brecha de género. “Existe esta cosa horrorosa de los prejuicios. Si te ves chavita, que porque te ves chavita. Que, porque eres mamá o ¡qué sé yo!”, exclama y continúa, “Y no sólo en el cine, sino en la vida misma”.

Lila Avilés: “Yo solo soñaba con ser cineasta algún día” 3

Me pongo en sus zapatos y externo que la misma historia de la civilización nos lo ha dicho, con continuos intentos de limitar nuestras habilidades. Asiente con la cabeza y posa su mano derecha sobre la mesa, para luego manifestar con sosiego: “Pero yo creo que hay algo muy bello de las mujeres, y es que tenemos esa capacidad de ir muy a la raíz de las cosas”.

“A veces solemos ser muy pasionales. Quizás somos gritonas y lo que sea, pero también poseemos esa cualidad de no ver las cosas hacia la superficie. Veamos, ¿cómo está el mundo en este momento?, hay caos, guerra, destrucción… y necesitamos ese entendimiento de la mujer”. Revela, argumentando de paso, que lo dicho no significa que todas las mujeres seamos iguales, porque “hay de Tokio”.

La Camarista (2018)

“Yo creo que esa virtud de la que te hablo – la de ir a la raíz de las cosas – tiene que entrar por las necesidades de la vida misma”, afianza.

Retratando al mexicano en el extranjero

– ¿Cómo lidias con esa responsabilidad de retratar a los mexicanos en el extranjero, en Hollywood por ejemplo, el alcanzar una nominación al Oscar y que no sea con la odiosa imagen del mexicano huevón o el narcotraficante?

– Yo estoy cansada de ese discurso. Agotada. – De inmediato entra en una pausa dramática, como para pensar sus siguientes palabras.  

Esta es la primera y única vez que me lanza una expresión de genuina molestia, interpreto que no es conmigo, sino con lo engorroso de la pregunta. “Hablemos –  me invita amigable – Obviamente hay que leer las noticias todas las mañanas y conocer la realidad de nuestro país, una realidad que por dura que sea, es innegable. Pero como yo siempre digo: hay muchos méxicos”.

Películas no nominadas al Oscar 2024 que ¡No te puedes perder!

“Yo, te lo juro, soy una de las personas afortunadas de tener la posibilidad de viajar, porque muchas personas en nuestro país no tienen la oportunidad de hacerlo, y hay algo que me pasa siempre que regreso a México: es que me gusta mucho la gente”. Avilés reseña la lindura de los mexicanos, en sus actos e ingenios, sin dejar de lado algo que define como “la cultura trabajadora, inmensamente trabajadora”. Con alegría enlista otras cualidades, como un sentido de compartir. 

“México es muy trabajador, y como el Ying y Yang, existe una dualidad. No negamos la parte negativa; pero hay mucho amor, aún existe el sentido del trueque, hay un sentido de compartir, de ir con la vecina y decirle ‘regálame unos limones porque no tengo’, y son esas cosas lindas que necesitamos llevar en alto”, subraya.

Ante todo, la guionista manifiesta abogar por la libertad de que cada quién diga lo que quiera. “Pero me toca viajar y toparme con esa concepción, con ese prejuicio, así que necesitamos más diversidad hacia todos los lados. Uno nunca sabe. A lo mejor, alguna vez haga una película sobre estos temas – refiriéndose a violencia y narcotráfico – pero habrá que ver desde dónde te sientas, desde qué percepción y desde qué postura la estás haciendo; así como, qué capacidad tienes para entender el tema”. 

Lila Avilés: “Yo solo soñaba con ser cineasta algún día” 5

Tótem, una película para todo el mundo

Tótem es una película coral, que sigue a una niña de siete años en un día muy especial. Ella es una niña muy despierta y curiosa, y de cierta forma muy sensible, que pasea en un mundo de adultos, un tanto desordenados”, resume sobre su segunda película.

En conferencia de prensa, la cineasta compartió un momento especial con su pequeña protagonista, Naíma Sentíes. Le confieso que me ha llamado la atención su conexión. “Trabajar con niños es maravilloso – contesta – Son perfectos. Es un ejercicio de mucho cuidado, de mucho respeto, pero de mucho juego y mucha acción”. 

Lila Avilés, otra mexicana que se convierte en Barbie

Plasmar en la pantalla grande la soledad de una camarera autoexigente, marcó un precedente en su carrera, mismo que se vio superado por su habilidad de adentrarse en el mundo de las infancias, y razonar cómo éstas deambulan en un mundo diseñado y pensado para adultos. Lila Avilés emana felicidad, y no es para menos, su interpretación infantil del duelo y la pérdida, fue reconocida al llegar a la shortlist de las nominadas a la categoría Mejor Película Extranjera.

“Estoy agradecida con mis dos películas. Ambas me han llevado lejos, por un montón de lugares y festivales. Tótem me sorprendió en Cannes, porque estuvo en una sección para las infancias. Yo hice una película más para el público adulto, pero lo bonito es descubrir que es una película para todo mundo, con la capacidad de entender este tema – el duelo – y cualquier otro”, concluye entonando celebración.

Te recomendamos
Foto perfil de Leo Peralta
Leo Peralta Colaboradora Periodista, Lic. en Comunicación por la UNAM. Soy la señora de las plantas, cinéfila de corazón y mamá de tres perritos.
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable
Descarga AQUÍ el especial 21 Pueblos Mágicos para visitar en 2024 ¡Descárgalo GRATIS!
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
Haz crecerAnuncios Dónde IrAQUÍ tú negocio