¡Acceso denegado! La contraseña o el correo electrónico que has introducido son invalidos. Intenta nuevamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Dónde ver el eclipse de Sol del 21 de agosto en CDMX Dónde ver el eclipse de sol del 21 de agosto en CDMX
Ciudad Restaurantes
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

¿Es Roma, de Cuarón, la película más grande del cine mexicano?

Alfonso Cuarón en Roma
PUBLICIDAD

Este mes se celebran los premios Oscar, y Roma se perfila para ser la cinta más galardonada en la historia del cine mexicano. Analizamos su impacto artístico

Por Alan Rodríguez @kromafilm

Sabemos que el arte verdadero hace de lo personal una manera de comunicar, y que su gran conquista consiste en hacer de eso algo del agrado del mundo. El ejemplo del momento es Roma, de Alfonso Cuarón, película que parte de los recuerdos del realizador para contar la historia de quien fue su nana, y cuyo éxito se mide en los millones de miradas encandiladas por su sello profundamente humano.

La cinta que continúa acaparando premios en el rutilante ámbito de Hollywood, como los Globos de Oro o los Critics’ Choice Awards, se ha posicionado como una fuerte contendiente en la ceremonia de los Oscar, al recibir la cifra histórica de 10 nominaciones. Y lo mismo en renombrados foros europeos, que en teoría celebran más el mérito artístico, como son el Festival de Cine de Venecia (se llevó el León de Oro, el máximo galardón) o los BAFTA Awards.

10 curiosidades sobre las nominaciones de Roma a los Oscar 2019

¿Es Roma, de Cuarón, la película más grande del cine mexicano?

  • Honrar el tiempo y la memoria

En Roma, Cuarón va tras la estela de su niñez llena de incertidumbre, revisada  al compás de las relaciones interpersonales de su familia. En ese trámite brilla el papel de Libo, su humilde nana en quien encontró apoyo y ternura. El cineasta escribió todo el guion y nunca lo compartió con actores ni con staff, dando sólo algunas indicaciones, y a veces contradiciéndolas. Su apuesta fue que todos existieran en el momento, apelando a reacciones naturales según lo determinarán las situaciones.

Roma, de Alfonso Cuarón

El diseño de arte de Eugenio Caballero arroja claves para entender el descomunal trabajo de producción que exigió la película: se reconstruyeron dos cuadras y media de avenida Insurgentes, como parte de la Ciudad de México de principios de los setenta, y cuya recreación tomó ocho meses.

Roma de Alfonso Cuarón

La antigua casona donde vivió Cuarón fue recreada en todos los detalles, hasta en los mosaicos, que debieron ser los originales. Objetos, vestuario o juguetes no fueron suplantados, sino recuperados para el rodaje. Así, el director alentó el proceso emocional de su recreación. Quiso honrar el tiempo y el espacio no con cosas semejantes, sino con las auténticas que ayudaran a volver a sentir aquellos episodios, aquellos lugares.

PUBLICIDAD

Roma de Alfonso Cuarón

Cuarón llegó a mencionar que muchas de las escenas nacieron de su memoria, y que no se trata de un tratamiento nostálgico de su infancia. Pero lo cierto es que su película es un concierto de evocaciones al que el público se suma con sus propios recuerdos.

Alfonso Cuarón habla de Roma: la película latina con más nominaciones al Oscar

La Ciudad de México en la memoria

Calles, avenidas, negocios, cines, regresan al presente en deslumbrantes imágenes negro blanquecinas. El filme nos hace percibir el paso del tiempo no sólo en lo que nos cuenta, sino también en su estrategia de difusión. Por ejemplo, la impresión de la edición especial inspirada en la Guía Roji de los años setenta, con imágenes e información de sitios emblemáticos en los que tuvo lugar el rodaje, como La Casa del Pavo, el Teatro Metropólitan, el metro Normal y el Hospital Siglo XXI.

Roma, la casa del Pavo

Es así como Roma se ha plantado como el fenómeno cinematográfico de los últimos meses. En la filmografía de Cuarón hacía falta un proyecto así, alejado de grandes ambiciones y con un propósito meramente personal, y que al final responde tanto al gusto especializado como a la sensibilidad de las grandes audiencias.

  • De la polémica al #Romatón

De inicio, la película no significó un atractivo para las grandes distribuidoras, dado que su reparto está lleno de gente desconocida y sin formación en la actuación. Pero Yalitza Aparicio, como protagonista, es prueba del acierto de Cuarón a la hora de dirigir a sus actrices principales, quienes encarnan el amor materno y su complejidad.

Roma, de Cuarón

La natural expresividad de Aparicio nos cuenta mucho con muy poco. Le bastan sólo ademanes y su sola presencia para hacernos sentir a una mujer de maternidad innata. Mientras que Marina de Tavira se pone a la altura de las mamás más memorables del cine mexicano, aquellas que, al final, consiguen transformar en triunfo su soledad y angustia.

Roma, de Alfonso Cuarón

Roma dejó atrás la polémica generada por las condiciones de su exhibición: su estreno en el circuito independiente la apartó de los grandes complejos cinematográficos, dado su oficial lanzamiento por Netflix, productora de la película, y que flexibilizó su modelo de negocio por ella. Incluso, tras su proyección al aire libre en el Complejo Cultural Los Pinos, incorporó la experiencia de ser apreciada en comunidad. El mismo director invitó a hacer uso en redes sociales del hashtag #Romatón y a organizar funciones desde la casa, escuela o sitios públicos para que todos pudieran verla.

Roma, ed Alfonso Cuarón

Pese a su disponibilidad en millones de pantallas hogareñas, Roma fue ideada para apreciarse en una sala de cine. Aspectos como su calidad Dolby Atmos; su tecnología de imagen en 4k; o el uso del Cinemascope para aprovechar la expresividad de grandes espacios exteriores, son elementos que la hacen única.

Apreciarla según estas características ha permitido disfrutarla como una experiencia por encima de lo ordinario. Ya sea por su diseño sonoro, su calibrada fotografía o su cámara inquieta.

En Roma, la cámara se desplaza y nos posiciona como espectadores, nos concede una mirada activa. Es una presencia flotando en ese pasado.

La Casa del Pavo: las tortas que hizo (todavía) más famosas “Roma”

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Escrito por: Alan Rodríguez
@kromafilm
@kromafil