Estás leyendo:
Sin categoría 6 locuras que encontrarás en San Miguel de Allende
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
Cerrar
RESTAURANTES
BÚSQUEDA AVANZADA
Nombre
Zona
Tipo de comida
Precio
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
PUBLICIDAD

Sin categoría

6 locuras que encontrarás en San Miguel de Allende

PUBLICIDAD

Una misteriosa y mágica ciudad, a pocas horas de distancia de CDMX. ¡Visítala y descubre lo majestuoso de su catedral y lo hermoso de sus calles!


6 locuras que encontrarás en San Miguel de Allende

Creo que jamás entendí con tanta claridad aquello de que de músicos, poetas y locos, todos tenemos un poco hasta que llegué a San Miguel de Allende ¿Quieres conocer 6 locuras que encontrarás en San Miguel de Allende?

1. Encontrarme con Frida Kahlo-Mojiganga

Bailando por las calles, un revolucionario paseando con su burro ofreciendo fotos, el carruaje con caballos percherones que paseaba a unos novios en el Jardín Principal, a un lado de la neogótica Parroquia de San Miguel y a la llorona, que caminaba por las calles invitándonos a conocer su historia.

2.- La ciudad posee un sincretismo extraño y delicioso

Este video te puede interesar

Al transitar por sus calles, nos encontramos frente a dos mundos que conviven en paralelo: por un lado, las construcciones barrocas de la entonces Villa de San Miguel el Grande, que fundó en 1555 don Ángel de Villafañe, y por el otro, el uso que le dan los europeos y norteamericanos que viven ahí. Así pude ver, justo a unos pasos de Aldama #2, donde se organizó el primer ayuntamiento de México, un letrero que dice “Yoga Classes everyday from 7:00 to 9:00 a.m. Feel welcome!

3.- Festividades del lugar

PUBLICIDAD

Estas extrañas coincidencias se intensifican con las múltiples festividades del lugar, como La Pamplonada en la que participó el mismísimo Ignacio Allende: El Desfile de los locos, en honor a San Antonio de Padua para solicitar buenas cosechas; La Alborada, para agasajar al patrono del lugar, San Miguel Arcángel y el GIFF (Guanajuato International Film Festival), que cada año programa ciclos de cine de terror, a la media noche, en el panteón municipal.

Fotografías: Paulo Vidales 

4.- Las mojigangas, extrañas marionetas gigantes que pueden medir hasta tres metros

Pesan 20 kilos e impresionan con sus vestuarios excéntricos con pronunciados escotes, sus grandes ojos y sus singular cabellera que flota majestuosa por los cielos, son las invitadas de honor de todas las celebraciones. Atraída por su magnetismo decidí investigar sus orígenes. Resulta que estos emblemáticos personajes de cartón fueron traídos a México por los franciscanos, y son una antigua representación de la lucha de los moros contra los cristianos. Después se convirtieron en un género menor del Siglo de Oro español, que se usaba de forma satírica a finales de las festividades.

Hermes Arroyo es uno de los artistas que desde hace 36 años se dedica a crearlas y personalizarlas. Entre sus 600 figuras se encuentran la representación de Martha Sahagún y el expresidente Vicente Fox. La principal función de estos llamativos personajes sanmiguelenses, que en diciembre viajaron hasta El Vaticano, es bailar con cuerdos y locos para alegrar las fiestas.

5.- Por la noche me topé con un extraño hombre ataviado como en la época de la Colonia

Caminaba lentamente, narrando las leyendas más terroríficas de la población, entre ellas la del descabezado, un hacendado que torturaba indígenas chichimecas hasta que un día lo mataron y degollaron. Cuentan que por las noches, sobre todo en las de luna llena, se ve el fantasma sin cabeza rondando principalmente por la calle Ánimas.

6.- La emblemática Posada de San Francisco

Recordé que hasta hace algunos años en su interior había un letrero que decía “Cuidado con el loco” y a un lado estaba un gran espejo donde el visitante veía reflejada la locura de la que debía protegerse: la propia, esa que se desata por las misteriosas fuerzas de este terruño guanajuatense.

Si viajas desde el sur de CDMX puedes ahorrar tiempo y gasolina tomando la Autopista Urbana Norte de OHL México, que va desde el Eje 5 San Antonio hasta lo que era el Toreo. Después continúas por el Viaducto Bicentenario hasta el kilómetro 44 de la carretera México-Querétaro. Este tramo te conecta de manera rápida y eficiente, y es la forma más segura para llegar a tu destino. Sigue los señalamientos hacia Querétaro y posteriormente la desviación a San Miguel de Allende.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?