¡Acceso denegado! La contraseña o el correo electrónico que has introducido son invalidos. Intenta nuevamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Dónde ver el eclipse de Sol del 21 de agosto en CDMX Dónde ver el eclipse de sol del 21 de agosto en CDMX
BUSCA UN RESTAURANTE
RESERVA UN VIAJE

Los Tamalitos de Balbuena: de Gansito, Carlos V… ¡casi 50 sabores!

Los tamalitos de Balbuena
PUBLICIDAD

En los Tamalitos de Balbuena preparan casi 50 sabores de tamales dulces y salados. Entre los más originales están los de Gansito, Carlos V y galleta Oreo.

Desde hace 26 años, en el Retorno 24 de Fray Servando Teresa de Mier, en la colonia Jardín Balbuena, se instala un puesto de tamales un poco más grande de lo común, pero convencional, hasta que le echas un ojo a las vaporeras.

Los tamalitos de Balbuena

PUBLICIDAD

Son aproximadamente 50 los sabores de tamales y atoles que aquí se ofrecen, todos, creados por doña Hilda Cifuentes en las últimas tres décadas.

“Hace muchos años unos familiares me pidieron que les preparara unos tamales de verdura”, narra la mujer en entrevista. “Jamás había hecho tamales, pero investigué en los libros de cocina de mi mamá cómo los podía elaborar”.

Su primera creación fue el tamal “Xóchitl”, que aún forma parte del menú, está hecho con flor de calabaza, calabacitas, queso y granos de elote, y se envuelve en una hoja de plátano.

Después le siguieron preparaciones, como los tamales de champiñones a la mexicana, con queso, cochinita pibil, nopales con puerco en salsa verde, frijoles con queso y adobo.

“Empecé con unos cinco sabores de tamales, que más bien parecían rellenos para quesadillas”, dice la creadora del concepto.

via GIPHY

Seis lugares para comer tamales gourmet en la CDMX 

Conoce la historia de Los Tamalitos de Balbuena

Antes de vender tamales, doña Hilda trabajaba en una constructora y se dedicaba al diseño arquitectónico y de muebles, sin embargo, siempre le gustó cocinar.

“El champurrado lo preparo desde que tenía como cuatro años”, recuerda Cifuentes. “Me doy cuenta de que éste era mi destino”.

Tamales de Gansito y Carlos V

El tamal de Gansito no es una novedad, la mujer a cargo de este negocio lo prepara desde hace 12 años gracias a una propuesta de su hija.

“Mi hija probó una malteada de Gansito y me dijo que le hiciera un tamal del mismo sabor”, dice doña Hilda.

Desde el principio este tamal chocolatoso fue un éxito. Para su preparación se ocupa un Gansito completo, que se envuelve en masa y se cubre con una hoja de maíz dulce.

“Para algunos es muy empalagoso, pero hay quienes están acostumbrados a comerlo”.

El chocolate Carlos V, en barra, es otra de las golosinas que doña Hilda utiliza como ingrediente de sus tamales. Entre los sabores dulces también están: arroz con leche, cajeta con nuez, flan horneado, guayaba, natilla, galleta Oreo y zarzamora con queso.

Además hace el de temporada navideña, disponible hasta el Día de la Candelaria, preparado con frutos secos, cereza y nuez, como un fruit cake.

Hace algunos años, Los Tamalitos de Balbuena tenían siete puntos de venta, incluidos dos locales, sin embargo, se optó por “cuidar la calidad y sazón de los guisados”, por lo que la venta se redujo a la del puesto original, ubicado en Fray Servando.

Aún así, doña Hilda y otras cuatro personas preparan entre 700 y mil tamales al día. Lo hace en serie, y tan rápido que hasta han pensado en escribir para participar en los Récords Guinness.

Los tamalitos de Balbuena

El señor Gabriel Santamaría es cliente de Los Tamalitos de Balbuena desde hace dos décadas. Él y su familia viven ahora en Los Reyes, en Tultitlán, Estado de México, sin embargo, siguen frecuentando el puesto de doña Hilda.

Santamaría dice que continúan viniendo porque los tamales “…son muy sabrosos y los elaboran con mucha limpieza”.

Cuatro restaurantes mexicanos para comer tamales 

Aunque al principio fue complicado que los clientes se atrevieran a probar nuevos sabores de tamales, ahora, entre los más pedidos están: el campesino (de champiñones a la mexicana con queso manchego) y el de chipilín (pechuga de pollo con queso y caldillo de jitomate aderezado).

Para acompañar estos antojitos se vende atole en vaso o por litro. Los sabores varían a diario. Te recomendamos el de cajeta y el de rompope. ¿Cuál es tu preferido?

  • ¿Dónde?: Retorno 24 de Fray Servando de Mier, Jardín Balbuena
  • Horario: Lun. a dom., 8:00 a 12:00; mié. a sáb. también hay horario vespertino, de 18:00 a 22:00.
  • Cuenta promedio: $36 (un tamal y un atole)
  • No te vayas sin probar: El chiapaneco (pollo, mole, almendras, plátano macho, ciruela pasa, huevo cocido y aceitunas).
  • Tip: Los pedidos para el 2 de febrero se cierran seis días antes, el 28 de enero, sin embargo la venta en el puesto no para.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Escrito por: Liliana Ortiz